Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: alcanzado

Comportamiento simiesco y espíritu rocambolesco

Hay muchos informes, cursilerías y tópicos en la literatura alpina que trata el tema de las experiencias de caídas o de impresiones personales. Y continua Reinhold Messner ….
“Contiene toda una serie de clichés sobre el alpinismo extendidos desde hace ya más de un siglo, mucho fulgor de la aurora, mucho ser felices, pero muy pocas impresiones personales o espirituales.
Creo que hay muchos alpinistas atrapados por esta suerte de cursilería alpina. De puras ansias de conquista. ‘¡He de llegar a la cumbre!’, no son capaces de encontrarse a sí mismos, o bien por una vergüenza mal entendida, ‘eso no se cuenta’, lo silencian todo respecto a su mundo interior.
Si antiguamente la gran desconocida era la montaña, hoy lo es para mí el ser humano con sus miedos, sus sueños y sus diferentes niveles de consciencia.
La diferencia entre lograr el objetivo y quedarse en el camino se describe muchas veces con palabras como ‘valor temerario’, ‘amor a las montañas’, ‘miedo’ o ‘la suerte de la cumbre’. Cuando alguien ha alcanzado una nueva actitud ante el hecho de morir, a partir de ese momento escalará las paredes despreciando a la muerte y el camiante solitario que quiere ‘ver el semblante de la muerte’, cuelga de un desplome sólo con los brazos, las piernas en el aire.
No es de extrañar que muchos de los que están al margen de todo esto nos vean como a unos seres con ‘comportamientos simiescos’ (Spiegel sobre los alpinistas) y meneen dubitativamente la cabeza ante el alpinismo. ¡Cuándo renunciarán las personas a conquistar la Naturaleza (las montañas), a sojuzgarla, a forzarla, ….. a violarla y a destruirla con ello!”
Reinhold MESSNER en “La zona de la muerte

¡Sencillamente sublime!

“¡Sencillamente sublime!” Es la expresión con la que Jean Arlaud nos describe la vista que se contempla desde el Tuc de La Castanesa: un modesto, desconocido y aislado piquillo que no aparece en ninguna guía … Pero más inquietantes son las palabras de Alfred Tonellé que nos describen a La Forcanada, otro pico ya no tan modesto pero que también es desconocido y aislado: “… verdaderamente, si fuera una chica, me enamoraría de ella …” y le recita “Forcanada, mi bella novia, ¿por qué brillas serena y radiante en la luz de la mañana? … Pareces más hermosa que nunca. ¿Te has reconciliado con tu seductor y le sonríes al mirarle?”. Cuando llega, por fin, a su cumbre escribe en su relato “… finalmente he alcanzado el punto culminante y arrebatado a esta virgen.”
Yo, desde el año 1975, he ido una y otra vez al valle de Benasque, aguas arriba del río Ésera, unas veces para estar sólo un día y las otras para pequeñas estancias. Últimamente voy cada verano a pasar unos días de vacaciones y por poco que puedo estoy casi un mes. Y pienso yo, ¡por algo será!.
Déjame, apreciad@ internauta, que por una vez lo intente. Procuraré explicarte cómo puedes visitar este valle en esta guía que quiero hacerla de forma muy personal. Espero hacerla de una forma diferente a las habituales. Supongo que no estarás acostumbrad@. Quiero sorprenderte. También quiero que te agrade, te motive, te decida y lo visites. Yo no gano nada con ello puesto que en el valle soy un turista más.
Termino mi presentación con unas breves palabras más de Tonellé que te describen el Paso de Mahoma “… es peligroso pero magnífico …” y continúa “… es sentirse flotar, nadar, suspendido encima de todo … desprendido, no estando ligado a la tierra más que por un punto lo más pequeño posible.” Describe el camino que corresponde a los últimos metros que hay que recorrer para subir al pico del Aneto y a la vez espero te describa lo que te puede pasar si continuas con esta lectura …
  En el valle de Benasque se pueden visitar algunas cascadas de una gran belleza. Una de las más visitadas es quizás la de Aigualluts. La recompensa ofrecida a unos cuarenta minutos de obligado paseo es la vista al Forau de Aigualluts, la cascada de Aigualluts y la impresionante vista del Aneto y su gran glaciar.
  De camino al refugio Ángel Orús en el valle de Eriste justo a cinco minutos del aparcamiento nos encontramos con una preciosa cascada la de la Espigantosa. A mi modo de ver es tan bonita como la misma Cola de Caballo del valle de Ordesa con la particularidad que ésta es casi desconocida por el público y nos encontraremos con la grata sorpresa de no encontrar mucha gente visitándola.
 En la entrada del valle de Benasque hay la población de Campo desde la que se puede subir al Mirador de Collabardina y ver unas buenas vistas desde él.
 Para los amantes de lo esotérico hay una ruta preciosa por un bosque encantador y cortita, de una media hora, por el Parque Temático de las brujas de Laspaúles.
© Miguel J. Pavón i Besalú. Año 2.011.

El arte de amar

“… el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado. Su finalidad es convencer al lector de que todos sus intentos de amar están condenados al fracaso, a menos que procure, del modo más activo, desarrollar su personalidad total, en forma de alcanzar una orientación productiva; y de que la satisfacción en el amor individual no puede lograrse sin la capacidad de amar al prójimo, sin humildad, coraje, fe y disciplina. En una cultura en la cual esas cualidades son raras, también ha de ser rara la capacidad de amar. Quien no lo crea, que se pregunte a sí mismo a cuántas personas verdaderamente capaces de amar ha conocido.”
Erich FROMM en “El arte de amar”.

2017 - Miquel Pavón