Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: amable

Después del panching hacemos rafting (primera parte)

7 de agosto del 2006.
Ha sido un año muy duro en muchos sentidos. Ya me hacía falta algo de descanso. Y para colmo este mes de julio ha sido el más caluroso de los últimos 30 años como mínimo. Así que el deseo de ir a pasar unos días de vacaciones a Laspaúles este año era muy grande. Siempre me ha ido bien para descansar, leer, pensar y aburrirme. Normalmente cada año cuando llego necesito un par de días hasta que me recupero y empiezo a hacer actividades. Este año he necesitado casi una semana. La verdad es que me ha ido muy bien. Pero una vez terminado el panching pronto llegan las ganas de hacer algo.
Una de las baterías de la furgoneta no acaba de funcionar muy bien. Durante el invierno al estar aparcada en un parking subterráneo se ha descargado totalmente muy amenudo y ahora le cuesta cargarse bien. Tanto es así que decido ir al servicio técnico de la Volkswagen para que le den un vistazo. Llamo al teléfono de información de la compañía y me dicen que los más cercanos los tengo o en Andorra o en Barbastro. Como el que tengo más cerca es el de Barbastro a primera hora nos encaminamos hacia allí.
En Barbastro nos dicen que no están homologados por la compañía para revisar los modelos California y Tuareg de una forma muy amable. Con la misma amabilidad nos despachan al servicio técnico vecino que está en Monzón para que allí nos cambien la batería por otra puesto que según me informan está en garantía. En Monzón la amabilidad ya brilla por su ausencia. Nos dicen que trabajan mucho. A mí eso me importa bastante poco la verdad. Y nos mandan literalmente a tomar viento fresco. Ni nos quieren dar hora, ni nos quieren mirar lo que pasa, ni nos ofrecen más solución que nos regresemos a casa. Mi hijo no lo entiende. Pero le explico que como ellos no tienen nada que ganar con nuestra reparación pues que ni se molestan en atendernos. Y es que eso es dar servicio al cliente y lo demás son tonterías ……
Así que nos regresamos igual como hemos llegado esperando que la batería se arregle sola por arte y misterio de la ciencia ….. Y así será …… Supongo que al cabo de una semana enchufada a la corriente del cámping y recibiendo la energía solar de la placa que le puse se arrgló. No tengo ni idea pero parece que ya funciona bien. De regreso paramos en Campo justo delante de la oficina de la empresa de rafting Éseraventura. Pido información y nos animamos a realizar el descenso. Nos dan hora para las 4:30 de la tarde así que aprovecharemos para comer algo antes. Cuando ya es la hora nos informan que los graciosos gestores del pantano han incumplido los horarios y han dejado el río sin agua. No vale la pena bajar hoy así que lo aplazamos para el día siguiente a las 3:00 de la tarde.
8 de agosto del 2006.
Es el día D a la hora H. Tenemos 32 euros por persona menos en el bolsillo. Hemos contratado un recorrido que se considera familiar apto para personas mayores de 10 años como mínimo. La bajada es por el río Ésera desde el pueblo de Campo y aguas abajo unos 7 kilómetros. Tiene prevista una duración de algo más de una hora. El nivel de dificultad se considera de II y III grado. El nombre con el que se le denomina este tramo es “Silla”. Hay la opción de alargar el descenso unos 5 kilómetros más pero el tramo ya tiene una dificultad de III y IV grado y ya no se permite el descenso a los menores de 14 años como mínimo. A este tramo se le conoce con el nombre de “Pirámides”. Nosotros no lo haremos porque mi hijo tiene justo los 10 años. Ya regresaremos dentro de unos años para hacer las Pirámides …. pues …..
rafting por el río Ésera
Bajando el material …… con su permiso ¡¡¡¡¡claro!!!!!! …….
rafting por el río Ésera
Encasquetándome …….
rafting por el río Ésera
Encasquetándose ……..
rafting por el río Ésera
Morituri vos salutan …. más o menos claro ….. y sería en castellano algo parecido a que los muertos nunca saludan ……
rafting por el río Ésera
Primera explicación …. las barcas de rafting no tienen ruedas ¡!!!!!!!!
rafting por el río Ésera
Explicación bien entendida …….
rafting por el río Ésera
Segunda explicación: cómo se saludan a los dioses del río …..
rafting por el río Ésera
Tercera explicación: cómo se rema cuando llegan los enemigos ……
rafting por el río Ésera
Cuarta explicación: cómo se saca al pringao que cae al agua ……
rafting por el río Ésera
Y quinta explicación: cómo atar a una chica guapa …..
rafting por el río Ésera
Y ….. Una primera cascadita para ir abriendo boca …….
rafting por el río Ésera
Barco vikingo al ataque …..
rafting por el río Ésera
El naufragio de los vikingos ……
rafting por el río Ésera
El poder indestructible de los vikingos …..
rafting por el río Ésera
Vikingos de cachondeo …….
rafting por el río Ésera
Con tanto cachondeo vikingo se pierden los remos ……
rafting por el río Ésera
Y el problema es recuperarlos ……
rafting por el río Ésera
Claro que …… al igual que pasa en las películas …… al final todo acaba bien ……
rafting por el río Ésera
La alegría es generalizada ……
rafting por el río Ésera
Cualquier obstáculo es superado por nuestros valientes vikingos …..
rafting por el río Ésera
No hay quien los detenga ……
rafting por el río Ésera
Son los señores más poderosos del río ……
rafting por el río Ésera
Hasta que pasa lo que tenía que pasar …….
rafting por el río Ésera
Que vuelca la embarcación ……
rafting por el río Ésera
Y es que no se puede ir hacia atrás …..
rafting por el río Ésera
Y luego hacia adelante …… si no quieres acabar volcado ……
rafting por el río Ésera
Después de un esfuerzo final …..
rafting por el río Ésera
Y por poca ventaja sobre sus competidores ……
rafting por el río Ésera
Ganan la carrera nuestros invencibles vikingos …….
rafting por el río Ésera
¿Pasandoooooo noooooooooo?
Y colorín colorado esta crónica se ha acabado ……
Aunque si os habeis quedado con más ganas …. siempre podeis ver la segunda parte y la tercera parte !!!!
© Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.006.

Pedraforca, victoria inesperada

Una excursión realizada el 30 de enero de 1977.
La cosa tiene su interés. Lo cierto es que no pensaba salir de excursión. Tengo que agradecer a mi buen amigo Miguel que llamara y que, aunque no estuviera en casa, tuviera la valentía de decir un nombre que por sí mismo ya eleva los ánimos y da ganas de desperezarse.
Sábado. El día es espléndido, el viento más bien frío, los ánimos elevados. A las cuatro cuarenta y cinco salen de Girona. En la subida de los Tres Pins el coche no pierde velocidad, preludio de seguridad. Serra Cavallera está blanca por la nieve y las nubes rojizas por el viento. Sant Pau de Seguries respira aires de fiesta aunque un hombre de piel morena y arrugada afirma con un pesar muy elocuente que sopla la tramontana de Núria mientras la gente pasa el frío y alegra el corazón bailando sardanas de finas notas. Los compases de este baile que llevamos tan adentro hacen estremecerse de gozo mis entrañas que se quieren calentar tanto del frío de los pies como del frío de patria. Pero tengo las manos ocupadas de un líquido que también calienta y la espera se me hace larga con tantos deseos y tantas llamas que queman.
Llega Cayetano con aires de superioridad: cuanto más altos más aires. Coches lentos que hacen aminorar la marcha y vómitos molestos la hacen parar: tantas curvas remueven cualquier estómago. Lo aprovechamos para hacer un tentenpié y un traguito de vino. Un corazón contento entona canciones de una voz universal y muy pronto el coche se convierte en un coro. Nos acompañan los estratos que van siguiendo la carretera, ahora casi verticales y agudos, ahora tumbados y bajos. En la Pobla de Lillet la benemérita se calienta en un “foc” (fuego) y el chofer celebra las curvas superadas con un buen “toc” (traguito de vino…). Guardiola guarda al lado de la carretera una obra de aquellas que no pasan. Nosotros sí que pasamos un autocar que va hacia Saldes y cuando alzamos los ojos al cielo vemos alzarse al Pedraforca: “la gloria sube por los caminos angostos” (Ovidio) que nos predice a los corazones temerosos y a aquella alma que sufre lo que ha predicho “la técnica del amor está en conservarlo” delante del adversario más cruel.
Todo el pueblo de Saldes está nevado y los campos parecen camas con la cabecera del Pedraforca sugeriendo un estilo de lo más puro y natural. Las calles de Saldes son una “penca” de hielo aunque la fuente sigue manando: el manantial no se ha perdido, la sangre aún corre…
Son las ocho y media. Mientras cenamos la vista se nos va hacia la tele (Nota del traductor: todavía me acuerdo de la película que vimos… “El Planeta de los Simios”). Finalmente encontramos posada para dormir pero parece aún más difícil el Pollegó que nos vaticina un hombre del pueblo que no lo subiremos. Suarez, este señor que parece muy amable con los catalanes y al que la oposición lo califica de “hombre de buena voluntad”, también vaticina que las minorías terroristas no impedirán el paso hacia la democracia si nosotros la queremos de verdad. Pero recordemos que Carter ya patinó el primer día y nosotros llevamos crampones para preveerlo.
Antes de dormir nuestros cantos y sonidos vocales caldean la habitación. Con el objeto de que la música sea más armónica le damos un chupete a Cayetano para que recuerde que también ha sido niño.
Son las seis y media: ya suena el despertador. Cuando salimos a la calle no falta ni una estrella ni la Luna. Los cristales del coche están helados y la carretera también. Estamos más rato para hacer mover el coche tres metros que lo que hemos tardado en llegar hasta aquí. Mientras unos ponen las cadenas otros ya se ponen los crampones. Empezamos a andar a eso de las ocho y media. El Sol ya ilumina las paredes del Pollegó Inferior y va aclarando los horizontes. Dejamos la carretera y seguimos por el camino del bosque. El día va mejorando y tenemos que quitarnos ropa. Al abandonar los árboles el camino se hace más pesado la nieve se hunde y los ánimos desaparecen.
Desayunamos en unas rocas: el bacon hace su efecto y cambia de dirección. PK pide una naranja y Jaume se la da amablemente. En un vuelo más preciso la mermelada va a caer sobre la nieve.

Seguimos hacia arriba. El camino está marcado y se sube bien. De vez en cuando una ventada nos hace girar la cara. Un árbol seco y muy decorativo se levanta valiente por encima de unas peñas y un pino pequeño y robusto sale del medio de la nieve. Mirando hacia atrás aparte de la pendiente podemos admirar el Berguedà cubierto de nieblas y las cercanías de Saldes nevadas. El último trozo de la Enforcadura está helado y una naranja ayuda a remojar el estómago. Son las once y media.

Después nos encontramos unos que vienen por Gòsol ese pueblecito agrupado encima de un montículo y todo blanco. La última subida se ha de hacer por turnos y el último espolón con las manos y los pies procurando no acercarse mucho a la cornisa. Llegamos arriba a la una menos cuarto. Hace viento. Nos encordamos. Nos vamos. Ya estamos en Saldes. Encontramos conocidos montañeros de Badalona. En Ripoll hay caravana. Gracias por todo, Miguel, la montaña es nuestra.

© Joan Fort i Olivella y traducido al castellano por Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.002.

La felicidad no es ningún lujo

El libro es una mezcla de lo que piensa el Dalai Lama sobre diferentes cuestiones con las reflexiones personales y científicas de Howard C. Cutler sobre las mismas. Cuando Cutler empezó a trabajar el libro estaba empapado de determinadas creencias derivadas de su trasfondo científico y occidental, como por ejemplo, que la felicidad fuese un misterio y que lo máximo a que podemos aspirar es a evitar la desgracia. El Dalai Lama le convenció que la felicidad no es ningún lujo sino el propósito mismo de nuestras existencias. Le indicó, además, que hay un camino concreto que nos lleva a la felicidad. Primero tenemos que identificar los factores que invariablemente nos conducen al sufrimiento y aquellos que nos conducen a la felicidad. Luego, tenemos que empezar a eliminar los factores que causan sufrimiento y a cultivar aquellos que traen felicidad. El punto más sorprendente a propósito de la felicidad es que su logro es científico y exige disciplina.
dot La felicidad tiene varios niveles. Según el Budismo hay cuatro factores: la riqueza, la satisfacción mundana, la espiritualidad y la iluminación que crean la totalidad de la búsqueda individual de la felicidad. Una buena salud y un círculo de amigos íntimos son también factores importantes pero la puerta a todas ellas está en nuestro estado mental.
dot Una vía directa a la felicidad es cultivar el afecto y la conexión con otros seres humanos. Busca siempre lo que tienes en común con los demás y nunca te sentirás solo.
dot Aunque parezcan muy poderosas las emociones y los estados mentales negativos no tienen fundamento en la realidad. Todas las emociones si se practican regularmente aumentan de tamaño. Se sugiere que cultivemos de continuo lo positivo. Todas las buenas costumbres empiezan siendo pequeñas pero los beneficios finales que producen son muy grandes.
dot Un estado mental positivo no solamente es bueno para tí sino que beneficia a todos aquellos que entran en contacto contigo y así cambia literalmente el mundo.
dot Actuar de forma sana en lugar de hacerlo de forma insana no es una cuestión religiosa o moral sino que representa la diferencia concreta entre la felicidad y la infelicidad.
dot No confundas la felicidad con el placer.
dot La felicidad es algo que se desarrolla a lo largo del tiempo.
dot Con el tiempo tienes que intentar eliminar las emociones negativas especialmente la ira y el odio y sustituirlas por la tolerancia y la paciencia.
dot Sugiere que la naturaleza fundamental del ser humano es amable.
dot La compasión es útil. Solamente si vemos y sentimos desde el punto de vista de los demás seremos realmente capaces de establecer vínculos profundos con ellos.
dot Nunca estar solo. El antídoto a la soledad consiste en estar preparados a conectarnos con cualquiera.
dot Distingue entre el amor basado en el apego y el amor basado en la compasión.
dot Si no logras cultivar la compasión, que es la habilidad de sentir el sufrimiento de los demás, perderás el sentimiento de pertenencia a la raza humana que es una fuente constante de calor y de inspiración.
Dalai LAMA y Howard C. CUTLER en “El arte de la felicidad”.

 

la ayuda que proporciona la autoayuda te puede ayudar

 

2017 - Miquel Pavón