Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: barrera

Allalinhorn (4027 m)

dot Situación: El grupo de los tres picos del Allalinhorn están en la cabecera del Saastal y forman una unión entre la cadena del Mischabel y el enorme macizo del Monte Rosa. Está en los Alpes Peninos de Suiza.
dot Aproximación: Desde el Metro-Alpin que se sube en funicular desde Saas Fee, es el restaurante giratorio más alto de Europa, la cumbre está a tan solo 570 metros de desnivel por encima. En los dias buenos suben un gran montón de alpinistas en unas dos horas siempre y cuando esten bien aclimatados. Para otras rutas se puede ir al refugio Britannia, al que se llega desde la estación inferior del funicular Felskinn, o la otra posibilidad es ir desde Täsch al refugio Täsch pero esta ya es entrando por el valle del Mattertal.
dot Puntos de partida:
Täsch (1449 m). Está situado en el Mattertal al final de la carretera a unos 3 Km de Visp. Hay un gran aparcamiento de peaje. Estación en el ferrocarril de Zermatt. Con hoteles, posadas, pensiones y un camping a mitad de camino entre Täsh y Randa.
Saas Fee (1792 m). Está situado en uno de los valles laterales de Saastal a unos 25 Km de Visp y a 18 Km de Stalden que es la estación de tren más cercana. A unos 4 Km por encima de Saas Grund. Tiene servicio de autobús. Tiene un gran aparcamiento a la salida del pueblo. Con hoteles, posadas y pensiones.
Metro-Alpin (3456 m). Situado en Mittel-Allalin al noroeste del Allalinhorn. Es la estación superior del funicular que extiende los remontes de esquí desde Saas Fee a Felskinn.
dot Foto: Vista de la cara noreste del Allalinhorn y al pie se pueden apreciar las instalaciones de Metro-Alpin.
dot Ruta normal:
Arista Noroeste. F. Hasta unos 40 grados de inclinación. Son unas 2 horas y unos 570 metros de desnivel desde el Metro-Alpin. Se trata de una travesía glaciar. Es un paisaje grandioso.
Primero se va hasta el collado llamado Feejoch al que se llega en algo más de una hora. Luego la ruta va por la arista hasta la cumbre que nos será necesaria otra hora más. La bajada se hace en algo más de una hora. Suele ser necesario el uso de crampones. Hay una única zona realmente peligrosa que es la grieta diagonal que hay antes de llegar al Feejoch donde las huellas suelen evitar este obstáculo realizando un arco.
dot Otras rutas:
Arista Suroeste. F+ (II). Son unas 2 horas y unos 470 metros de desnivel desde el Allalin Pass. Se trata de una escalada mixta.
Arista Este (Hohlaubgrat). PD (zonas de II). Hasta 40 grados de inclinación. Son unas 5 horas y unos 1050 metros de desnivel desde el refugio Britannia. Es principalmente nieve con una barrera de roca de unos 30 metros.
Arista Noreste. AD+. Hasta 50 grados de inclinación. Son unas 3 horas y 580 metros de desnivel desde Metro-Alpin. Es una escalada en hielo y nieve.
Cara Noreste. ED (V). Hielo hasta unos 65 grados de inclinación y en algunas zonas incluso vertical. Son unas 8 horas y unos 570 metros de desnivel desde el inicio de la pared. Es una escalada en hielo difícil.
Cara Sur. AD+ (IV). Son unas 4 horas y unos 600 metros de desnivel desde el pie de la pared. Es una escalada mixta.
dot Refugios: Metro-Alpin (3456 m), refugio Britannia (3029 m) y refugio Täsch (2701 m).
dot GPS (WGS84): 32T 414509 5099764.
dot Mapas: Randa (núm. 1328) y Zermatt (núm. 1348), Suisstopo a escala 1/25000. Monte Rosa, Alagna Valsesia, Macugnana, Gressoney (núm. 109), Instituto geográfico italiano a escala 1/25000.


Aletschhorn (4195 m)

dot Situación: Está en los Alpes Berneses en los cantones suizos de Berna y el Valais. Forma un grupo de montañas con el Jungfrau y el Bietschhorn (3934 m).
dot Aproximación: El acceso a la montaña puede hacerse desde tres lados diferentes: Grindelwald y llegar con el cremallera hasta Jungfraujoch, desde las poblaciones Bettmeralp y Fiesch del valle del Rhône y desde las poblaciones de Blatten y Fafleralp del Lötschental.
dot Puntos de partida:
Grindelwald (1034 m). Situado en el Oberland bernés. Hay hoteles, pensiones, camping y un albergue juvenil. Tiene un buen acceso por tren y autobús. Está a 20 Km de Interlaken.
Bettmeralp (1950 m). Está situado en una llanura sobre Bettmer en el valle del Rhône. Es accesible por 10 Km de carretera y por telecabina (incluso en invierno). Hay hoteles, pensiones, posadas y albergues.
Fiesch (1050 m). Situado en el valle del Rhône. Hay hoteles, posadas y pensiones. Tiene ferrocarril y paradas de autobús.
Blatten (1322 m). Población situada a 9 Km al norte de Brig en el valle del Rhône. Hay hoteles y pensiones. Tiene conexiones de autobús.
Fafleralp (1788 m). Situado al final de la carretera de Lötschental en el que hay un gran aparcamiento y a 23 Km del valle del Rhône. Hay hoteles. La estación más cercana es la de Gampen-Steg y tiene conexiones de autobús. En invierno sólo se puede llegar hasta Blatten.
dot Foto: Vista del Aletschhorn desde el Finsteraarhorn en dirección suroeste y al fondo hay el glaciar Aletschfirn.
dot Rutas normales:
Arista Norte (Hasler). AD+ (III). Hasta 50 grados de inclinación. Unas 7 horas y 1150 metros de desnivel desde la base de la vía. Es una escalada mixta libre de peligros objetivos.
Arista Suroeste. PD+ (II cerca de la cumbre). Hay unas 8 horas desde el refugio Oberaletsch. Unos 1600 metros de desnivel. En malas condiciones cuando el corredor está helado esta ruta puede ser de lo más desagradable.
Vertiente Sureste y Arista Noreste. PD. Unas 4 horas y media desde el refugio vivac Mittelaletsch. Unos 1200 metros de desnivel. Es una travesía glaciar.
dot Otras rutas:
Arista Sureste (Rottal). AD (III). Hay estacas de hierro y cuerdas fijas en varias zonas. Unas 6 horas desde el refugio Rottal. Unos 1400 metros de desnivel. Terreno mixto.
Arista Noroeste. AD-. Unas 8 horas desde el refugio Oberaletsch. Unos 1600 metros de desnivel. Terreno mixto.
Arista Oeste-Noroeste. AD+ (III). Hasta 50 grados de inclinación. Unas 10 horas desde Lotschenlucke. Unos 1100 metros de desnivel. Terreno mixto.
Cara Norte. MD. Hasta 45 grados de inclinación y en la pared cimera es de 50. El paso clave es una barrera de 10 metros de hielo a unos 400 metros por debajo de la cumbre. Hay unas 8 horas y unos 1500 metros de desnivel desde el comienzo de la vía. Se trata de una escalada en hielo sostenida.
dot Glaciar Aletsch: Es un increíble glaciar situado en el corazón de Europa con unos 24 Km de longitud y se extiende desde la parte superior del Jungfraufirm hasta Massaschlucht con una anchura media de 3,8 Km. La corriente principal está alimentada por cuatro enormes cuencas glaciares: Grosser Aletschfirm, Jungfraufirm, Ewigschneefeld y Grüneggfirn. Las mediciones realizadas en 1958 desvelaron un grosor de 900 metros en el punto de mayor profundidad y en los bordes casi 500 metros. Tiene una velocidad aproximada de unos 200 metros al año. La recesión glaciar ha sido de unos 500 metros en los últimos 30 años. El nivel de la superficie también parece haber bajado a resultas de la disminución del hielo ya que hace un siglo el hielo llegaba a la cota del refugio Konkordia.
dot Refugios: refugio Oberaletsch (2640 m), vivac Mittelaletsch (3013 m), refugio Konkordia (2840 m), Jungfraujoch (3454 m) y refugio Hollandia (3238 m).
dot GPS (WGS84): 32T 421918 5144550.
dot Mapas: Grindelwald (núm. 1229) y Finsteraarhorn (núm. 1249). Suisstopo escala 1/25000.

Besiberri Nord (3022 m)

La imponente cresta de los Besiberris vistos desde riu Malodot Situación: Es una montaña de más de tresmil metros situada en el Pirineo catalán (España). El macizo de los Besiberris está en la zona alta de la Noguera Ribagorçana y la Noguera de Tor que forma el valle de Boí.
dot Acceso: Para ir desde el norte es por la población de Artíes de la vall d’Aran y hacer noche en el refugio de la Restanca. Por el este es por el valle del riu Malo partiendo de la presa de Cavallers (1723 m) que está cerca de Caldes de Boí. Y una última opción, es ir por el oeste remontando el valle de Besiberri que sale de la boca sur del túnel de Viella.
Los Besiberris vistos desde las ruinas del refugio Pere Borèsdot Ruta normal:
Vertiente este (valle del riu Malo). AD (III). En principio con el coche se puede llegar hasta la misma presa de Cavallers pero los gestores del Parque Nacional de Sant Maurici i Aigües Tortes han decidido que no sea así. Por lo tanto, según sea la época del año puede haber una aproximación extra desde la barrera del parque hasta la parte superior de la presa más o menos larga. Desde Cavallers se bordea por un camino el pantano hasta llegar a su final. Superando unas pequeñas pendientes pronto se llega a la Pleta del riu Malo. Aquí, junto a unos puentes de madera, hay el cruce que va al refugio Ventosa i Calvell o hacia los Besiberris. En la Pleta hay sitio para vivaquear (independientemente de si el parque lo permite o no) sobre la hierba aunque hay pocos sitios buenos. Saliendo de la Pleta el camino se endereza rápido. Se cruza una cascada de agua y algo más tarde el mismo río para poder llegar al estanyet de Besiberri. Prácticamente, se podría decir que en este punto se encuentra seguro la última agua del recorrido. Para llegar al collado se puede subir directamente por unas pendientes rocosas aprovechando las diferentes canales herbosas siendo mucho más fácil para aquellos que sean especialistas en adherencias. Antes uno se encaminaba, normalmente, hacia el refugio metálico de la brecha Peyta pero ahora no existe. Eso sí se suele ver en la brecha gente alucinando y buscando el preciado cobijo con pocos resultados positivos. Las marcas dirigen hacia el antiguo emplazamiento. La subida directa hacia el collado del Besiberri Nord no está muy bien marcada. Una vez en el collado superior estaremos justo al pie de la pared. Los hay que se encuerdan en este punto y los hay que no. La verdad es que la cosa se pone aérea, la dificultad aumenta y los no escaladores acaban optando, tarde o temprano, por una retirada honrosa. Y es que este pico es serio. Recorrer los últimos metros se puede hacer por diferentes sitios. El itinerario considerado como normal empieza por una canal dificililla y que necesita fuerza de brazos para superarla. Hay que ir por esta canal hasta llegar justo al filo de la aérea cresta. Creo que la opción del diedro es tirando a más difícil que ir por el lado aéreo de la derecha. Una vez en este punto hay que realizar una travesía hacia la izquierda para ir a buscar otra canal que suele estar helada. Superando la canal en cuestión nos encontraremos con una pared que se supera aéreamente por la izquierda. Si llegamos arriba de la pared deberemos dirigirnos de nuevo a la derecha, después de otra travesía a la izquierda, para encajar un par de canales más que nos conducirán a la cumbre. La última de las canales es quizás la más difícil del recorrido igualando en dificultad a la primera de todas. Lo más seguro es que esta descripción no te sirva casi de nada y lo mejor es que una vez allí sigas las fitas. Cuenta que para subir y bajar este tramo, si vas encordado y con reuniones, puedes llegar a tardar de dos a tres horas para subir y otro tanto para bajar. Si para bajar lo ves francamente mal lo mejor es que te dejes de historias y tires de rapel. Yo el destrepe lo ví mucho más complicado y difícil que la subida. En fin, ¡suerte!. ¡Ah! Se me olvidaba … esta segunda vez que lo subo hice uno de los vivacs más bonitos de mi vida en la misma cumbre ….. aaaaa …. y lo afirmo fehacientemente por si se me desea multar …. En realidad en el vivac sólo caben dos personas. Pero comentábamos que si hubieran llegado dos excursionistas (femeninas) más para ellas seguro que hubiera habido sitio de sobra (jejeje).
Desde la presa de Cavallers hay unos 1200 metros de desnivel que se pueden hacer en unas 5 horas.
Si te interesa saber más sobre esta ruta tengo una crónica que relata esta excursión hecha unos años antes  [ver crónica].
Refugio vivac de Besiberridot Otras rutas:
Vertiente norte (por Estany de Mar). AD (III). Hay unas 4 horas y unos 1000 metros de desnivel desde el refugio de La Restanca. La ruta va a subir hasta la brecha Peyta para luego continuar la misma cresta que la ruta normal.
Cara oeste (vall de Besiberri). AD (III). Son unas 4 horas para unos 800 metros de desnivel. Es una pared de roca.
Cresta norte (canal de Rius). AD (III). Son unas 5 horas para unos 1000 metros de desnivel desde el refugio de La Restanca o el refugio de Besiberri.
Cresta de los Besiberris (Besiberri Nord al Besiberri Sud). AD (III). Es una cresta de un kilómetro aérea y muy bonita de hacer. Considerada una de las mejores del Pirineo. Son unas tres o cuatro horas. Terreno mixto. Ver: Besiberri Central (2995 m).
Vertiente noroeste (estany Tort de Rius). [ver epístola].
La cresta de los Besiberris vista desde el Besiberri Sud
dot Refugiosrefugi de Besiberri (2200 m), refugi Joan Ventosa i Calvell (2220 m) y refugio de La Restanca (2032 m).
dot GPS (RE50): 31T 321783 4719494.
dot GPS (WGS84): 31T 321692 4719274.
dot Datos GPS de la ruta normal por el vall del riu Malo (RE50):
Presa de Cavallers 31T 324196 4717090 1787
Pleta del riu Malo – cruce al refugio Ventosa i Calvell 31T 324366 4718792 1870
camino por el valle del riu Malo 31T 323411 4719030 2228
cruce del riu Malo I 31T 323142 4719092 2312
Estanyet de Riu Malo 31T 322768 4719277 2501
cruce del riu Malo II 31T 322425 4719204 2622
coll del Besiberri Nord 31T 321915 4719500 2940
Besiberri Nord 31T 321783 4719494 3022
dot Guía excursionista: Macizo del Besiberri.
dot MapasTuc de Mulleres-Besiberri editorial Alpina 1/25000 y Pica d’Estats-Aneto IGN Rando 1/50000.
dot Ver también la información del Besiberri Sud y Besiberri Central.

 

macizo del Besiberri

 

Al Marroc amb quatre passos

CRÓNICA D’UN VIATGE PELS EXTREMS D’UNS CONTINENTS
(14 d’abril a 1 de maig de 1984)

Estret de Gibraltar

PRIMER PAS
 
Era tanta la falera
d’anar a l’Atlas marroquí
que tot era anomenar-lo
i de galtes enrogir.
 
Tant en fer l’Embardissada
com pujant fins el Cadí
teníem la pensa fixa
en l’Estret i el seu camí.
 
Però uns dubtes ens voltaven:
Passarem de continent?
Els penals que no arribaven,
els noms que no concordaven
l’allunyaven lentament.
 
Calgué que el dia arribés;
que passéssim moltes vinyes,
ametllers i tarongers,
hortes, vegues, camps, campinyes;
 
palmerars, jardins, l’Alhambra,
la Costa dels Gratasols,
una platja feta cambra,
la Línea dels Sibemols.
 
SEGON PAS
 
Passar l’Estret costà una llarga espera,
recerques folles de bosses introbables,
despertars súbits per la Guàrdia Civil,
i un hora i mitja de ser damunt les aigües.
 

rentar plats

A l’altra costat, els carrers de Ceuta,
un port i uns quarters en terreny de moros,
i moros que passen, a peu, la frontera,
carregats de mobles, de fruita o de roba.
 
Minuts burocràtics. Signar alguns papers.
Donar una propina; passar la barrera.
Moments de trifulca dins uns caps escèptics
que per fi respiren a fons i tranquils.
 
Trobem gent amb burro, a peu o amb Mercedes,
muntant bicicletes o inquibits al bus,
camions brunzents i cotxes francesos,
els geeps de l’exèrcit vigilant l’abús.
 
Passem Tetuán. El captard arriba.
Els petits ramats van a joc amb pena:
és tan bona l’herba que banya l’Atlàntic!
Arriba la nit. La lluna pleneja.
 
Quan el jorn clareja, sortim de la tenda,
travessem la platja per l’aigua solcada,
i rentem els plats en aigua d’Atlàntic
cuitant no mullar-nos quan ve alguna onada.
 
Carretera i manta, ja som a Asilah.
Aquí tot és bo, barat i agradable
si hem de fer cas a l’entès de torn,
que sap idiomes i coses d’Espanya.
 
Passem aiguamolls, ruïnes romanes,
campaments de nómades i ciutats deixades
pintades de blanc per semblar més netes
i amb brillants mesquites talment copiades.
 
Un tros d’autopista fins a Casablanca,
i rectes molt llargues amb arcés pels ases,
marjades de cactus i pous per treure aigua.
Mines de fosfats. El tren de la tarda.
 
Per fi Marraqueix, la perla de l’Atlas.
Amb conxa galana d’erectes palmeres.
Un xic més enllà, una font de fama
on carreguen l’aigua damunt de someres.
 
El riu s’encaixona entre plecs juràssics.
Els pobles el vetllen des d’altes terrasses
amb cases d’adob, palets i pissarra.
Dormim vora l’aigua, en plana boscada.
 
S’aixeca el tercer dia de còrrer pel Marroc
clar i nítid de cel, rumorosa l’aigua.
Un nen tot castís la travessa a gual
i ens demana un dírham’s com han fet tants d’altres.
 

Imil

Els altres s’ho miren i ens deuen dir tacos.
Un xic més enllà la brigada d’obres
i la llarga pista que va fins Imil
vorejant terrasses regades a estones.
 
La plaça del poble és plena de cotxes
vinguts de molt lluny amb el mateix fi.
La gent del país ens reb amb ofertes,
els fa gràcia el cava i el tabac d’ací.
 
El que tots volem és un animal
per dur la jalàndria, les botes i el gas.
Un cop carregat emprenem camí,
travessant el poble, vergers i canals.
 
En Josep té feina a seguir la bèstia
i a fer alguna foto si el pas li ho permet.
Els altres pugem amb allò que ens toca,
la nostra motxilla i al cap un barret.
 
Creuem caravanes de gent forastera
i gent del país que baixa cantant
carregada amb feixos de mata espinuda
i un ‘bon jour’ simpàtic tot temps entonant.
 

Imil
Imil
Imil

El verd de les planes va deixant el lloc
als rocs despullats de tot vegetal.
Un corral d’altura i un eremitori
són els últims nuclis de clar habitatge.
 
Desprès venen coves de sopluig precari
i el modern refugi que el Mohamed guarda,
passats els tres mil i arran de la neu,
a sota d’uns cims que tothom esguarda.
 
Li caiem simpàtics i ens deixa el de sota,
que és on dorm el ‘jefe’ quan ve a visitar-lo.
El quid de la cosa rau en els Ducados,
en tractar-lo bé i saber raspallar-lo.
 
Els dos primers dies fem dues sortides
i uns quans quatre mils logrem assolir.
Desprès ve el mal temps, un vent de pronòstic
i pesades boires ens fan desistir.
 

Jbel Tubqal
Jbel Tubqal

Més vénen els bascos i alegren la festa,
parlen de mil coses que a tots ens afecten.
El bo del Maderas hi posa la salsa
i treu un formatge d’aquell que t’hi entestes.

canal Timesguida
Clochetons
Akioud

Quan torna el bon temps tornem a fer cims,
amb cels molt més nítids i llargs horitzons.
I al baixar trobem un paper de wàter
amb un llarg missatge dels companys de sons.

Akioud
Akioud
refugi Neltter

TERCER PAS
 
Llegim al registre: ‘Pasad de Ketama’.
Ens explica el guarda que a casa són vint,
que no hi ha treball al país ni a fora,
que ha de fer de guia si els vol mantenir.
 
Aprenem els límits del poble berber
i fòrmules clares per bé distingir
a gent pertanyent a dues cultures
que es troben unides per un sec destí.
 
Amb aquest bagatge baixem de bell nou
al brugit rural ruixat pel plugim,
sense veure els cimals que la boira amaga
i entonant uns noms que ens costa de dir.
 
Desfem el camí desgranat de records,
escoltant cançons que ens parlen sens fi
d’amor i de lluita, de grans veritats
que un hom va trobant arreu del camí.
 
Correm la Medina del gran Marraqueix.
Veiem com treballen l’aram i el setí,
la llana i l’espart, teixits de bon veure.
També olorem menjar ben florit.
 
Així estem en forma per anar al desert
a veure camells, i sorra i oasis.
Quan ens hi acostem, tot travessant l’Atlas,
veiem horitzons cada cop més amplis.
 

Atlas
Atlas

Muntanyes pelades, poblades de cards.
Estrats successius despullats del tot.
Llits de riu aixuts carregats de còdols.
Si es veu una cabra ja sembla que és molt.
 
L’Wäd Dra porta aigua i alimenta oasis
amb quatre palmeres i desmais retorts.
El gra ja és a l’era i ros el rostoll.
No es veu un bri d’herba que brolli d’enlloc.
 
Planúries inmenses sens res que hi habiti.
Uns quans dromedaris escapçant uns brots.
Unes tendes nòmades amb ramats de cabres.
Més al nord comença el retorn del bosc.
 
És l’Atlas mitjà. El verd altra volta.
Uns cedres altíssims i uns pins de gran port.
Al bac creixen roures i alzines pertot.
Hi acut el turisme que aprecia l’ombra.
 

sombra
carretera
Fez

I arribem a Fès. Per dins, no tan blanc.
El riu que el travessa fa un pèl de podor.
La gent és pesada, no et deixa un moment.
– ‘Sols vull que m’ensenyis a dir quatre mots’.
 
Abans no arribem a passar l’Estret
ens cal passar el Rif -la persecució-
uns sots de pronòstic i boires espesses,
i encara fer nit allà on es fa fosc.
 
QUART PAS
 
Altra volta a la Península.
El paisatge no canvia,
mes la gent fa un altra cara
i el vi et fa companyia.
 

Cordoba

Pobles blancs, braus que pasturen,
no més ases pels carrers,
tot olora a primavera
entre creus, valls i vergers.
 
A la Còrdova nostrada
tot és festa i veure vi.
Cada creu es veu voltada
de flors i gent animada
que balla i canta sense fi.
 
Es balla ‘por sevillanas”;
cadascú mostra el seu art.
Mentrestant en el Varsobia
els tecnos i la ‘new wave’
s’estilen un món a part.
 
Ens costa d’acomiadar
una terra amb tant d’encant,
tanta vida i tant de vi,
i algun que altre interrogant.
 
Però s’acaba el passeig
pels dominis de l’Islam,
pel Magreb -llunyà- que un dia
progectà més llum que un llam.
 
Versos trets del llibre titulat POEMES DE TERRA ENLLÀ. 16 de juny del 1984.
 
© Joan Fort i Olivella. Año 2.005.

Andorra en los pies

23 de mayo de 1.976.
Otra semana de aquellas extrañas: tiempo variable, calor, lluvia, nerviosismo, clima excitado. Es cuando uno tiene más ganas de ir a oir el viento y disfrutar de las alturas de nuestra tierra que los hombres a menudo no la tratan con el respeto que se merece. Decidimos salir: Peguera, Monastero, Tossal Bovinar … Aneto en un momento de inspiración. Un día clarísimo y soleado que ya alegra y da vida justo verlo por la ventana. Ayer al mediodía empezó a soplar un ligero viento que fue dispersando las nubes. Hoy reunión de profesores, despistes del oficio, retrasos. Miguel gana el récord de tiempo en ir de su casa al colegio. Joan ayer hacía mover los pies encima de los pedales olvidando muertos recientes y acompañados en mi sentimiento que han manchado de sangre la carretera pero conviene ponerse en forma.
A las doce y media salimos de Girona. Pasando bajo la Mare de Déu del Mont planeamos una salida para el jueves próximo. Pasamos por Capsacosta y en una hora y cuarenta minutos llegamos a Ribes de Freser: otro récord. El Puigmal todavía está enblanquecido y el hambre también habla a nuestros estómagos de igual forma que estos dias han hablado estos valles en contra de las máquinas y los intereses que se las quieren comer. Compramos una cassete y pilas al mismo tiempo que llenamos la bota con vino tarragonés. Por cierto que si el otro día nos la dejábamos en la cantina de Ribes hoy parece querer dejar alguna gota: también tiene hambre o sed. Deberá querer que la llenemos más a menudo.
A las tres menos cuarto salimos de Ribes y a las tres y media estamos en Bellver. La Molina está desierta. Escuchando “Tormenta” pensamos en lo adecuado que sería ponerla como música de la película del campamento del verano pasado. En la Masella hemos de retroceder un poco ya que una barrera corta la carretera que conduce a Alp. Nos vemos obligados a hacer un pequeño rodeo y menos mal que el paisaje y la música nos hacen olvidar las penalidades y la nieve nos alegra y dirije nuestra mirada hacia arriba y por encima de las fronteras que los hombres hemos trazado con nuestro afán de dominios.
En Martinet decidimos, condicionados por el tiempo, ir hacia Aransà en vez de ir a Espot. Por entre los árboles, que ensombrecen la carretera por uno y otro lado, enfrente contemplamos la serralada del Cadí con sus canales aún cubiertas de nieve con un maravilloso contraste de colores. Llegamos a Aransà cuando aún no son las cuatro y media. Ya no queda mucha nieve por las cumbres. La gente del hostal “Pas de la Pera” nos dicen que podemos subir en coche casi hasta el refugi dels Estanys de la Pera. La carretera está pasable. En un prado hay unos cuantos caballos. En el refugio, que hay a medio camino, hay una pareja de guardias civiles que no tienen humor ni de hacernos un gesto para que paremos. Así que nosotros seguimos hacia arriba sin pararnos pensando que hay que alegrarse tanto de las penas como de las glorias y que las manzanas agrias no apetecen a nadie. Antes de empezar las últimas curvas bajamos PK y yo y subimos caminando hacia el refugio. El particular está cerrado porque el guarda está en Barcelona. En el libre hay lugar justo para los cuatro.
No hace nada de frío. Después de ir a buscar las cosas al coche calentamos la sopa y hacemos la cena en una de las mesas de piedra que se encuentran delante del refugio. Todavía no hemos terminado de cenar que llega un Land-Rover con cuatro guardias civiles equipados con ametralladoras, pistolas y radio-trasmisores y nos hacen un rápido despliegue policial. Una vez entendemos que hablando no se entiende la gente los convidamos a vino tarragonés. Piensan que somos buena gente aunque no se fian del todo. Al fin y al cabo tenemos la frontera a cuatro pasos (veinte minutos a pie) y cuesta poco cruzarla. Finalmente se van recomendándonos encarecidamente que mañana al bajar los visitemos. Encendemos el fuego, calentamos la leche con el poco butano que nos queda y hacemos una tertulia alrededor del fuego: escándalos, sinvergüenzas, gente con nariz, enseñanza, música para poner a la película, tema de la película, idea de proyectarla a los familiares, etc. Fuera del refugio vemos un valle estrellado de lado a lado: el carro, el carrito, la polar y un ligero vientecito. Son poco más de las once cuando nos vamos a dormir.
A las dos se oyen voces. Abren la puerta. Quieren dormir. Son cuatro excursionistas que dicen que quieren ir al Nepal pero resulta que no saben funcionar por nuestro país.
A las seis suena el despertador. Una ligera nube tapa la zona del Cadí. Una luna en cuarto menguante ilumina el firmamento. Nos acabamos de beber la leche. A las seis y media empezamos a andar. En una hora y diez minumos nos presentamos a la Tosseta de la Caülla (2836 m). El Cadí ya se ha despejado y nos aparece majestuoso. En realidad todo el Pirineo nos aparece clarísimo: Posets, Aneto, Maladeta, Besiberris, Peguera, Pica Roja, Pica d’Estats, Monteixo, Pic de la Serrera, Pic d’Ascobes, el cercle dels Pesons, la cresta de Gargantilla, etc. Los valles de Andorra son suaves y verdes. Dejamos las mochilas y nos llegamos siguiendo la cresta hasta el Tossal Bovinar (2835 m). Antes de llegar me cae la máquina de fotografiar. Debajo el estany de Citut con el pico del mismo nombre al lado. Ahora llegamos hasta la otra cumbre del mismo tossal con tanta mala suerte que piso el pie de PK. Está todo despejado menos una especie de niebla que hay por la zona de la Molina. Regresamos atrás por el mismo camino hasta la Tosseta de Caülla. Allá hacemos una limonada completa.
Decidimos hacer toda la cresta que desde el lugar en el que estamos llega hasta el coll de Vista. No tiene ninguna dificultad. Por el lado andorrano bajan largas e inclinadas losas de piedra. El piolet estorba más que ser de alguna utilidad. La recortada cresta con la nieve del cercle de Pessons debajo hacen un buen contraste. Suben coches por la pista de los estanys de la Pera medio congelados pero aquí arriba la paz es inmensa y el viento no es nada frío. Ahora parece que Andorra la Vella y Les Escaldes están más cerca. Estamos en la frontera. Si no fuera por los palos que nos vamos encontrando de vez en cuando no nos acordaríamos que a un lado y a otro tenemos la misma historia y este vínculo no se romperá nunca si no es por el orgullo de los hombres. Bajamos al refugio. Hemos culminado doce cumbres y ahora bajamos hacia nuestra tierra. Hacia los valles oscuros de la tierra baja. Llegamos al refugio a las doce y media. Comemos en Aransà. Cuando pasamos por la collada de Tosses recordamos tempestades pasadas con fortuna y la prudencia que hay que tener si se quiere ir por las montañas y los valles en la aventura diaria de la vida. Pasamos por Vallfogona y antes de las siete llegamos a Banyoles.
© Joan Fort i Olivella y traducido al castellano por Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.001.

2017 - Miquel Pavón