Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: capa

Dent Blanche (4356 m)

“….. la exquisita belleza del Dent Blanche es más noble en formas que la del Weisshorn ….., parece sin duda la montaña más grandiosa de los Alpes”.
William HALL
dot Situación: Es un cuatromil de los Alpes suizos situado en la zona de Zermatt. Al igual que otros picos cercanos, el Dent Blanche se caracteriza por una sucesión de afiladas aristas separadas por difíciles e inóspitas paredes. A excepción del Cervino, es la montaña más impresionante de la zona con una apariencia poderosa y elegante desde todas sus vertientes.
dot Aproximación: Se puede llegar a la cumbre desde Les Haudéres, Ferpècle, Zermatt y Zinal.
dot Puntos de partida:
Les Haudéres (1443 m). Pueblo de montaña situado en una desviación del val d’Herens. Acceso por carretera desde Sitten/valle del Rhône (33 Km). Hay servicio de autobús. Tiene hoteles, pensiones, posadas y camping.
Ferpècle (1770 m). Es una pradera de altura en el valle al sureste de Les Haudéres. Acceso por carretera a 6 Km del hotel Col d’Hérens. Tiene servicio de autobús en verano. Hay un aparcamiento a tres kilómetros del hotel, al final de la pista, cerca de una estación eléctrica.
Zinal (1678 m). Situado en el valle de Anniviers que entra en el valle del Rhône al sur de Sierre. Está a 28 Km de Sierre. Hay servicio de autobús. Tiene hoteles, pensiones, posadas, camping y albergue juvenil.
Zermatt (1616 m). Es un pueblo en el que están prohibidos los coches situado en el final del valle suizo del Mattertal. Se accede en ferrocarril desde Visp. El aparcamiento para el coche está en Täsch a unos 5 Km. Hoteles, posadas, pensiones, hostal juvenil y camping.
dot Ruta normal:
Arista Sur (ruta Wandflue). AD (III). Hasta 35 grados de inclinación. Son unas 5 horas y unos 850 metros de desnivel desde el refugio Dent Blanche y unas 8 horas y unos 1670 metros de desnivel desde el refugio Schönbiel. Hay nieve hasta la arista y luego es mixto con predominio de la roca.
Desde el refugio Dent Blanche una arista lleva hasta el collado nevado del Wandfluelücke que también se accede a él desde el refugio Schönbiel. Hacia la mitad de la arista el Gran Gendarme cierra el paso. Se bordea con una travesía de dos largos por la cara este. Después de un desagradable corredor (equipado con estacas) se regresa de nuevo a la arista. El siguiente paso es un giro a la derecha por una travesía horizontal. Las rocas verticales que le siguen, que se evitan por la izquierda, son decisivas, esto sí, al estar resguardadas del Sol suelen tener una fina capa de hielo. Las dificultades en roca ya son menores a partir de aquí pero la arista puede presentar cornisas en la vertiente oriental de la sección de la cumbre.
dot Otras rutas:
Arista este (Viereselsgrat). D (III+). Hay unas 15 horas y unos 1500 metros de desnivel desde el refugio Mountet. Es una escalada de roca, mixto y hielo con algunas cornisas peligrosas.
Arista oeste (Ferpècle). D+ (secciones de IV). Son unas 7 horas y unos 850 metros de desnivel desde el pie de la arista. Escalada en roca y mixto.
Arista norte. MD+ (V+ y el paso clave A1). Son unas 10 horas y unos 820 de desnivel desde la base de la vía. Escalada mixta y de roca.
dot Refugios: refugio de la Dent Blanche (3507 m), refugio Schönbiel (2694 m), refugio Grand Mountet (2886 m) y vivac del Dent Blanche (3540 m).
dot GPS (WGS84): 32T 392675 5098933.
dot Mapas: Matterhorn (núm. 1347) y Evolène (núm. 1327), Suisstopo a escala 1/25000. Cervino, Breuil Cervinia (núm. 108). Instituto geográfico italiano a escala 1/25000.

Nieve

En el vocabulario de los pueblos esquimales podríamos encontrar más de cien palabras diferentes para designar a lo que nosotros conocemos como la nieve o hielo. Entre los muchos y diferentes tipos de nieve destacaremos las siguientes:
Nieve blanda: Aquella en la que nos hundimos.
Nieve costra: La que su capa superior es firme pero que también cede bajo el peso del caminante.
Nieve dura: La que es resistente y requiere el uso de crampones si el terreno tiene cierta pendiente. Suele ser muy resbaladiza.
Nieve firme: Nieve costra.
Nieve fresca: Nieve recién caída.
Nieve húmeda: Nieve que tiene un gran porcentaje de agua. Pesada de remover. En pendientes fuertes evitar las travesías puesto que puede dar lugar a un alud.
Nieve persistente: Nieve que no acostumbra a fundirse en todo el año.
Nieve podrida: En general es nieve vieja y a menudo saturada de agua cuando no ha helado durante varias noches seguidas. O bien, es nieve fresca recalentada durante el día y no helada durante la noche porque la temperatura es demasiado elevada. Peligrosa y pesada.
Nieve polvo: Nieve recién caída y seca, la ideal para esquiar. Permite una marcha normal elevando más o menos pies y piernas a cada paso según sea la profundidad de la nieve.
Nieve primavera: La que cae durante la primavera. La primera nieve. Muy esponjosa. Peligro clarísimo de aludes si cae sobre una capa de nieve antigua de años anteriores.
Nieve seca: Es nieve polvo con bajo porcentaje de agua.

¿Qué es un alud?

Un alud es el desprendimiento de una masa de nieve con unas dimensiones y recorrido variables que se pone en movimiento bajo la acción de la gravedad.
La formación de un alud depende de la naturaleza y perfil del terreno, la calidad de la nieve y la temperatura.
– Las superficies lisas, césped, losas o rocas pulidas son superficies propicias a los aludes por su carácter resbaladizo.
– Las pendientes convexas son más peligrosas que las pendientes cóncavas terminadas en llano. Asímismo, la inclinación permite la sustentación de una masa de nieve en función de su cohesión. Cuanto más vertical sea la ladera de la montaña más dura deberá ser la nieve.
– Las nieves más frescas y las nieves no adherentes son las más inestables.
– Cuando la temperatura se eleva la nieve se humedece y se hace más pesada lo que aumenta su inestabilidad. Por el contrario, el frío la estabiliza al entrecruzarse los cristales de hielo.
Las causas de desencadenamiento de un alud hay que buscarlas en la ruptura del equilibrio, mecánico o térmico (deshielo), entre las fuerzas que favorecen el movimiento como es el peso de la nieve y las que se le oponen como son la cohesión interna de la nieve, las fuerzas de rozamiento, las fuerzas de anclaje, etc. Las causas y situaciones en las que se rompe el equilibrio son muy variables y por tanto se pueden dar muchos tipos de alud.
Atendiendo a la calidad de la nieve que se podría definir por su temperatura, densidad y cohesión entre los granos se puede establecer una clasificación de los diferentes tipos de aludes.
El alud de nieve en polvo se produce durante o poco después de intensas nevadas con temperaturas inferiores a los -5 grados centígrados. Se dan en invierno y en pendientes muy pronunciadas. Son aludes que se generan cuando los copos de nieve se rompen y pierden cohesión, generalmente, por un fuerte viento y muy violento, el desplazamiento de aire de otro alud, una caída de una cornisa, unos bloques de piedras o un montañero. Se producen, por tanto, en el momento en que se ve caer la nieve de las ramas de los árboles y de los tendidos eléctricos. La nieve es seca, ligera y tiene una gran movilidad. Un violentísimo soplo lo precede. Son aludes muy rápidos y peligrosos por su gran poder destructivo incluso en la vertiente opuesta. Vuela en torbellinos.
El alud de nieve fresca húmeda es el típico alud de primavera aunque puede producirse durante el invierno siempre que la temperatura sea alta. Alud típico de los períodos de elevación de la temperatura al ser muy sensible a los efectos térmicos. Se origina en vertientes sobre todo las que están orientadas hacia el sur. La nieve al ser húmeda y pesada tiene un desplazamiento relativamente lento con un efecto aplastante a causa de su peso. Baja rodando y produce un desplazamiento de aire bastante potente. Al detenerse se endurece instantáneamente.
El alud de nieve mojada es sobre todo un alud de primavera que puede producirse durante el invierno en caso de lluvia. El Sol, el foehn, la lluvia y las contracciones de las heladas lo desencadenan. Es bastante previsible. Suele producirse siempre en el mismo lugar. Desciende con lentitud pero lo arrasa todo. Hay que evitar los couloirs pues es la ruta que suele elegir.
La nieve que forma el alud de placa tiene suficiente cohesión para romperse en grandes bloques. Se producen en vertientes abiertas y sobre todo en zonas con una forma convexa. Es un alud peligrosísimo por su carácter imprevisto. La placa está formada por nieve apretada superficialmente y que no se ha adherido a la capa inferior separándolas una capa de aire. Son sonoras y suenan a hueco si se golpean pues forman como una bóveda. Las más peligrosas son en invierno. Descienden deslizándose y por una rotura de su equilibrio por una causa mecánica. El viento es el responsable de la existencia de muchas de las sobreacumulaciones de nieve que pueden romperse dando lugar a un alud de placa de viento.
El alud de cornisa se produce principalmente en invierno y en primavera. En verano las cornisas son más estables aunque su equilibrio siempre es precario.
El alud de séracs se deben al simple desplazamiento natural de los glaciares y se producen a cualquier hora. Sólo cabe cruzar las zonas más expuestas con la mayor velocidad que nos sea posible.

2017 - Miquel Pavón