Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: lista

El alpinismo visto como una adicción

Anhelo -codicia- ansia existencial.
Pienso que el juvenil deseo deportivo de llenar una lista de rutas con itinerarios famosos que “hay que hacer” va palideciendo con el paso de los años. Esta especie de codicia hace estragos en muchos clubes alpinos y resulta típica de nuestro modo de pensar occidental orientado hacia el rendimiento y la competitividad.
En el polo opuesto se encuentra el anhelo existencial, el deseo de vivir intensamente. Este incremento del tono vital es la base de la eufórica felicidad de la que tantos alpinistas hablan una y otra vez. El deseo resultante de vivir una y otra vez este estado puede culminar  en una “atracción de las alturas” y frecuentemente en una necesidad de permanecer arriba en ese estado de liberación y felicidad similar al nirvana.
Reinhold MESSNER en “La zona de la muerte”.
 
Leyendo ahora a Messner veo que llega a la misma conclusión que llegué yo de joven. Era socio del CEC y quería formar parte del grupo de escalada del CADE porque en él había un ambiente con el que me sentía identificado por la juventud de sus miembros y su manera de pensar. Cuando hice mi petición mi sorpresa fue que fui rechazado porque tenía que justificar haber hecho una lista incomprensible de heroicidades alpinas. Me duró poco las ganas de cumplirlas. Y, lo curioso del caso es que en el momento que cumplí lo que me habían requerido sobradamente se me habían quitado las ganas y, evidentemente, renuncié voluntariamente volver a formular mi petición. Por algo será ….

Guía alpina de los Pirineos

dot Los Pirineos son un conjunto montañoso que forma el istmo de la península Ibérica. La cordillera va desde el Mar Mediterráneo al Cantábrico con numerosas cumbres de más de 3000 metros. Al Norte del macizo está Francia y al sur España. Enclavado casi en el centro del macizo hay un pequeño país rodeado de montañas: Andorra. El nombre del macizo proviene de la época romana que describe etimológicamente muy bien sus características alpinas que se pueden presentar en cuestión de minutos en un mismo día: “piri” = fuego + “neos” = nieve.
En la cordillera hay algo más de un centenar de cumbres que superan los 3000 metros y según sea el autor puede añadir o quitar alguna sin que exista un consenso. No pretendo imponer mi lista por lo que seguramente la que expongo estará sujeta a modificaciones a medida que visite las diferentes zonas y lo vaya comprobando personalmente.

brecha de Rolando

dot Foto: Vista de la brecha de Roland.
dot Información de refugios: Refugios de montaña.
dot Excursiones y paseos familiares: ¡¡¡ Sencillamente sublime !!!!!
dot Alojamientos: Turismo rural de Navarra.

 

LOS TRESMILES DE LOS PIRINEOS

GRUPO BALAÏTOUS – INFIERNO – ARGUALAS
dot Balaïtous 3144 Pico principal
dot Torre de Costerillou 3049 Pico secundario
dot Aguja d’Ussel 3022 Pico secundario
dot Aguja Cadier 3022 Pico secundario
dot Frondella Norte 3062 Pico secundario
dot Frondella Noroeste 3071 Pico principal
dot Frondella central 3055 Pico secundario
dot Frondella Suroeste 3001 Pico principal
dot Gran Facha 3005 Pico principal
dot Infierno occidental (I) 3073 Pico principal
dot Infierno central (II) 3073 Pico principal
dot Infierno oriental (III) 3076 Pico principal
dot Arnales 3006 Pico principal
dot Aguja de Pondiellos 3011 Pico secundario
dot Garmo Negro 3051 Pico principal
dot Antecima norte del Algas 3032 Pico secundario
dot Algas 3036 Pico principal
dot Argualas 3046 Pico principal
GRUPO VIGNEMALE
dot Pique Longue / Grand Vignemale 3298 Pico principal
dot Aguja inferior del Clot de la Hount 3043 Pico secundario
dot Aguja superior del Clot de la Hount 3115 Pico secundario
dot Clot de la Hount 3289 Pico principal
dot Cerbillona 3247 Pico principal
dot Aguja SW del Cerbillona 3051 Pico secundario
dot Pico Central 3235 Pico principal
dot Montferrat 3219 Pico principal
dot Punta superior del Tapou 3132 Pico secundario
dot Punta inferior del Tapou 3124 Pico secundario
dot Grand Tapou 3150 Pico principal
dot Pic du Milieu 3130 Pico principal
dot Piton Carré 3197 Pico principal
dot Punta Chausenque 3204 Pico principal
dot Espalda Chausenque 3154 Pico secundario
dot Petit Vignemale 3032 Pico principal
GRUPO MONTE PERDIDO
dot Gabietou Occidental 3034 Pico principal
dot Gabietou Oriental 3031 Pico principal
dot Taillón 3144 Pico principal
dot Casco del Marboré 3006 Pico principal
dot Torre del Marboré 3009 Pico principal
dot Espalda del Marboré 3073 Pico principal
dot Pico Occidental de la Cascada 3095 Pico principal
dot Pico Central de la Cascada / Pico Brulle 3106 Pico principal
dot Pico Oriental de la Cascada 3161 Pico principal
dot Pico Marboré 3248 Pico principal
dot Astazou Occidental 3012 Pico principal
dot Astazou Oriental 3071 Pico principal
dot Cilindro de Marboré 3328 Pico principal
dot Pitón del Cilindro 3194 Pico secundario
dot Dedo del Monte Perdido 3188 Pico secundario
dot Monte Perdido 3355 Pico principal
dot Punta de las Escaleras 3027 Pico secundario
dot Soum de Ramond 3254 Pico principal
dot Espalda de Esparets 3077 Pico secundario
dot Pico NW Baudrimont 3045 Pico principal
dot Pico SE Baudrimont 3026 Pico principal
dot Punta de las Olas 3002 Pico principal
GRUPO LA MUNIA
dot Pico Heid 3022 Pico principal
dot Troumouse 3085 Pico principal
dot Sierra Morena 3090 Pico principal
dot Pequeña Munia 3096 Pico secundario
dot La Munia 3133 Pico principal
dot Robiñera 3003 Pico principal
GRUPO NÉOUVIELLE – PIC LONG
dot Néouvielle 3091 Pico principal
dot Ramougn 3011 Pico principal
dot Pic des Trois Conseillers 3039 Pico principal
dot Turon de Néouvielle 3035 Pico principal
dot Punta Reboul-Vidal 3007 Pico secundario
dot Pale de Crabounouse 3021 Pico principal
dot Pico de Bugarret 3031 Pico principal
dot Dent d’Estibère Male 3017 Pico principal
dot Aguja Tourrat 3014 Pico secundario
dot Pico Maubic 3058 Pico secundario
dot Pic Long 3192 Pico principal
dot Aguja Badet 3135 Pico secundario
dot Pico Badet 3160 Pico principal
dot Pico Maou 3074 Pico principal
dot Campbieil 3173 Pico principal
dot Estaragne 3006 Pico principal
GRUPO CULFREDA – BACHIMALA
dot Lustou 3023 Pico principal
dot Pico NE del Culfreda 3032 Pico secundario
dot Pico Central de Culfreda 3028 Pico secundario
dot Culfreda 3034 Pico principal
dot Pico del Puerto de la Pez 3024 Pico principal
dot Pico de la Pez 3024 Pico principal
dot Abeille 3029 Pico principal
dot Pico de Marcos Feliu 3057 Pico principal
dot Pequeño Bachimala 3061 Pico secundario
dot Punta del Ibón 3100 Pico secundario
dot Punta Ledormeur 3120 Pico principal
dot Gran Bachimala – Schrader 3177 Pico principal
dot Punta del Sabre 3136 Pico principal
GRUPO POSETS – ERISTE
dot Pico de los Veteranos 3125 Pico principal
dot Pico de los Gemelos Ravier 3160 Pico principal
dot Posets 3375 Pico principal
dot Pico inferior de la Paúl 3073 Pico secundario
dot Pico de la Paúl 3078 Pico principal
dot Bardamina 3079 Pico principal
dot Diente de Llardana 3085 Pico principal
dot Tuqueta Roya 3273 Pico secundario
dot Tuca de Llardaneta 3311 Pico principal
dot Las Espadas 3332 Pico principal
dot Tuca del Forao de la Neu 3080 Pico secundario
dot Pavots 3121 Pico principal
dot Diente Royo 3010 Pico secundario
dot La Forqueta 3022 Pico principal
dot Turets – Punta SE de la Forqueta 3011 Pico secundario
dot Beraldi 3025 Pico principal
dot Gran Pico de Eriste 3053 Pico principal
dot Eriste Sur 3045 Pico principal
GRUPO CLARABIDE – PERDIGUERO – BOUM
dot Pico Occidental de Clarabide 3008 Pico secundario
dot Clarabide 3020 Pico principal
dot Gías 3011 Pico principal
dot Pico Oriental de Clarabide 3012 Pico secundario
dot Pico de Saint-Saud 3003 Pico principal
dot Camboué 3043 Pico principal
dot Punta Lourde-Rocheblave 3104 Pico secundario
dot Torre Armengaud 3114 Pico secundario
dot Gourgs Blancs 3129 Pico principal
dot Pico del Port d’Oô – Jean Arlaud 3065 Pico principal
dot Belloc 3008 Pico principal
dot Punta Belloc Central 3006 Pico secundario
dot Punta Belloc Sur 3007 Pico secundario
dot Spijeoles 3065 Pico principal
dot Gourdon 3034 Pico principal
dot Pico Audoubert 3045 Pico secundario
dot Cap dera Baquo Occidental 3097 Pico secundario
dot Cap dera Baquo Oriental 3103 Pico secundario
dot Seil dera Baquo 3110 Pico principal
dot Pequeño Pico del Portillón 3000 Pico secundario
dot Pico del Portillón d’Oô – Ollivier 3050 Pico principal
dot Hito W del Perdiguero 3176 Pico secundario
dot Perdiguero 3222 Pico principal
dot Hito E del Perdiguero 3170 Pico secundario
dot Gran Quayrat 3060 Pico principal
dot Lézat 3107 Pico principal
dot Aguja superior de Lézat 3069 Pico secundario
dot Aguja Central NW de Lézat 3058 Pico secundario
dot Aguja Central SE de Lézat 3058 Pico secundario
dot Aguja inferior de Lézat 3023 Pico secundario
dot Punta Lacq 3010 Pico secundario
dot Punta Mamy 3048 Pico secundario
dot Crabioules Occidental 3106 Pico principal
dot Crabioules Oriental 3116 Pico principal
dot Aguja de Literola 3028 Pico secundario
dot Punta de Lliterola 3132 Pico principal
dot Pico Royo 3121 Pico principal
dot Tuca de Literola 3095 Pico secundario
dot Aguja de Jean Garnier 3025 Pico secundario
dot Tusse de Remuñe 3041 Pico secundario
dot Pico Rabadá 3045 Pico secundario
dot Pico Navarro 3043 Pico secundario
dot Maupas 3109 Pico principal
dot Boum 3006 Pico principal
GRUPO MALADETA – ANETO
dot Gendarme de Alba 3054 Pico secundario
dot Pico de Alba 3118 Pico principal
dot Diente de Alba 3136 Pico principal
dot Muela de Alba 3118 Pico secundario
dot Punta Delmás 3170 Pico secundario
dot Maladeta Occidental III – Pico Mir 3185 Pico principal
dot Maladeta Occidental II – Pico Sayó 3220 Pico principal
dot Pico Le Bondidier 3185 Pico principal
dot Maladeta Occidental I – Pico Cordier 3254 Pico principal
dot Pico del Collado de la Rimaya 3265 Pico secundario
dot La Maladeta 3308 Pico principal
dot Pico Abadías 3279 Pico secundario
dot Gendarme Schmidt-Endell 3335 Pico secundario
dot Pico Maldito 3350 Pico principal
dot Aguja Haurillon 3075 Pico secundario
dot Aguja de Cregüeña 3043 Pico secundario
dot Aguja Juncadella 3021 Pico secundario
dot Aragüells 3037 Pico principal
dot Punta Astorg 3355 Pico principal
dot Pico del Medio 3346 Pico principal
dot Coronas 3293 Pico principal
dot Tuc del Collado de Coronas 3286 Pico secundario
dot Punta Oliveras-Arenas 3298 Pico secundario
dot Aneto 3404 Pico principal
dot Aguja Daviu 3350 Pico secundario
dot Aguja Escudier 3315 Pico secundario
dot Aguja Franqueville 3065 Pico secundario
dot Aguja Tchihatcheff 3052 Pico secundario
dot Aguja Argarot 3035 Pico secundario
dot Espalda del Aneto – Cap de los 5 hermanos Cadier 3350 Pico principal
dot Punta de la brecha de Tempestades 3274 Pico secundario
dot Tempestades 3290 Pico principal
dot Forca Estasen 3028 Pico secundario
dot Gendarme de Salenques 3111 Pico secundario
dot Primer resalte de Salenques 3127 Pico secundario
dot Segundo resalte de Salenques 3148 Pico secundario
dot Margalida 3241 Pico principal
dot Punta de la brecha de Russell 3192 Pico secundario
dot Russell 3207 Pico principal
dot Antecima SE de Russell 3205 Pico secundario
dot Aguja S de Russell 3146 Pico secundario
dot Punta Oriental de Russell 3034 Pico secundario
dot Aguja SW de Russell 3029 Pico secundario
dot Tuca de las Culebras 3062 Pico principal
dot Pico de Vallibierna 3067 Pico principal
dot Tuc de Mulleres 3010 Pico principal
macizo del Besiberri
dot Besiberri Nord 3008 Pico principal
dot Besiberri Sud 3034 Pico principal
dot Coma Lo Forno 3029 Pico principal
dot Punta Alta de Comalespada 3015 Pico principal
Macizo de la Pica d'Estats
dot Sotllo 3072 Pico principal
dot Montcalm 3077 Pico principal
dot Pic de Verdaguer 3159 Pico principal
dot Pica d’Estats 3169 Pico principal
dot Punta Gabarró 3114 Pico secundario
dot Pic Rodó de Canalbona 3004 Pico secundario

 

diccionario de montaña

El club

20 de enero de 1984.
¿Qué es el SAM, club “pekas”, club Taga, …? (la lista de nombres que recibió es inmensa).
Si alguien supiera exactamente la contestación de la pregunta estoy seguro que hubiera escrito un libro de ello. Es difícil contestarla. Incluso yo mismo que fui uno de los principales promotores no sé que decir. Voy a limitarme a realizar unas indicaciones históricas y describir algunas de sus características.
Se reunían todos los jueves antes de comer en los pasillos de los sótanos del colegio (al lado del laboratorio de física), tenía una junta directiva que funcionaba clandestinamente y sus miembros no se escogían democráticamente ya que simplemente eran los que hacían más excursiones, se repartían hojas ciclostiladas entre los asociados que no pagaban cuota ninguna por serlo ni por recibirlas, el material colectivo (botas de montaña, tiendas de campaña, cuerdas, crampones, utensilios de cocina, comida, …) estaba camuflado en un armario en el que se guardaba el material para la limpieza y sus componentes destacaban por sus buenas notas en todas las asignaturas a excepción de la del “deporte” o “educación física” (?) en la que incluso alguno llegó a SUSPENDERLA!
El tema era francamente serio: la nota de la asignatura dependía, de forma escalonada, de si se era declarado aficionado al fútbol (aprobado), declarado aficionado del “Barça” (notable) o miembro de la selección del equipo juvenil de fútbol del colegio (sobresaliente). Caso de coincidir más de una de las características antes mencionadas (Barça-seleccionado) la cosa podía llegar incluso a la matrícula de honor !!! Así resulta que, paradójicamente, un individuo que sube en un año a más de 25 cumbres de más de 3000 metros y se cuelga de una pared con una mano superando pasos de VI+ sin problemas SUSPENDE la asignatura de “educación física”: INCOMPRENSIBLE. Pero, señores-as, lo que tiene más guasa es la opción que tiene en septiembre para aprobar la mencionada asignatura y no repetir curso: REDACTAR UN TRABAJO !!! Esto sí ya ralla lo PENOSO: para aprobar el deporte te obligan a hacer un trabajo escrito. Y digo yo, ¿cómo se demuestra el nivel deportivo escribiendo?
Como se puede adivinar la actividad alpinística que se realizaba que era tan importante que creó una seria oposición a todos los niveles. Era un ambiente especial creado por los mismos miembros del equipo y que se mantenía entre todos.
Tal y como ya he explicado antes el nexo de unión entre nosotros era el colegio. En el grupo participaban en las actividades los profesores, alumnos, padres y amigos indistintamente. La forma de ser de cada uno de nosotros se respetaba y no era base para realizar ninguna discriminación por lo que se admitía siempre la participación de cualquier persona que estuviera interesada en salir. No era un grupo cerrado a nadie más bien todo lo contrario.
El líder era PK. Profesor y procedía de Barcelona. Allí también se había formado un grupo de amigos que salía a la montaña. PK al trasladarse a Girona siguió manteniendo contactos frecuentes con ellos cosa que hizo que se organizaran bastantes actividades conjuntas. En el grupo de Girona estaban PK, Pere P., Joan F., Robert C., Pere C., Joan S. Y en el de Barcelona Alfonso S., Pep V., Mariano R., Jaume D. Por citar algunos de los que más salían.
Como actividades que pasaron a ser tradicionales y que se solían organizar conjuntamente eran la subida al Taga en invierno y el campamento de verano que se solía instalar en los llanos de los Baños de Benasque en el Pirineo central.
Tuvo sus momentos de oro y de decadencia. Ésta llegó al acabar la etapa escolar de sus miembros y repartirse por los diferentes puntos de la geografía. Lo importante es que cada uno de los integrantes del grupo en su nuevo sitio prosiguió la actividad emprendiendo la organización de nuevos grupos y que el material gráfico (fotos en B/N, color, diapositivas y películas en Super-8) y escrito (crónicas, circulares y cartas) servirá para las generaciones futuras.
© Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.000.

Conquista invernal del Pico del Moro Almanzor (2598 m)

ESTA CRÓNICA RELATA COMO UNA BOTA DE VINO CONSIGUE QUE BAJEN DEL PICO DEL MORO ALMANZOR UNOS ALPINISTAS POR SU PROPIO PIE. DE NO SER ASÍ, HUBIESE HECHO FALTA UN HELICÓPTERO PARA SACARLOS DE LA CUMBRE.
Es viernes, 30 de enero de 1.981. Miguel como todas las noches llega tarde. Ya ha tenido sus clases en la escuela y junto con los demás compañeros se disponen a cenar. Esta vez Juanjo también nos acompaña. La conversación se encamina alrededor del alpinismo: momentos inolvidables, técnicas del deporte, grandes expediciones, …. Hemos acabado de cenar. Siguiendo un poco más la conversación llega el momento que Juanjo propone a Miguel: “… ¿te animarías a organizar una excursión a Gredos para este fin de semana?” Tras un breve silencio se oye por parte de Miguel: “sí, por supuesto, vamos a ello”. No pasaron dos minutos y ya estaban llamando los dos por teléfono a sus respectivos amigos. A media noche ya estaban casi todas las gestiones hechas, saldríamos cinco: José Luis, Juanjo, Juan, Narcís y Miguel. Es muy tarde ya, dejaremos algunas gestiones para el día siguiente.
Como Juanjo tiene un examen se encargará Miguel de organizar el resto de la excursión. Se piden las comidas para la hora de comer, quedamos en salir a la una de Madrid y se pasará a recoger a cada uno en su propia casa, se hace una lista de material que hace falta conseguir, repasar las tiendas de campaña, …
Alrededor de las doce una llamada a Miguel nos da una mala notícia. El coche que se iba a usar para la excursión está estropeado. Miguel se pone de nuevo a mover el tema y al llegar Juanjo remata la jugada. Pepo nos deja un MG de exportación inglés. Todo resuelto.
Llega la hora de salir, ¿dónde está el coche?, se lo han llevado un momento para ir a recoger una “parrilla” para freir la carne a la brasa. Al alargarse el maldito momento, Miguel llama a todos los componentes y les dice que aprovechen para comer y así ganamos algo de tiempo.
El coche llega pasadas las dos y media. Lo paramos antes de entrar en el garaje y al instante ya salíamos a buscar a los demás. Salimos por la autopista de El Escorial pasadas las tres. En Hoyos paramos para tomarnos unas cañas y llenar la bota de vino. En la plataforma estuvimos el tiempo justo para prepararlo todo y empezamos a andar. Miguel animaba a los demás diciéndoles: “hay que haber franqueado Los Barrerones antes de que anochezca, de no ser así podemos tener problemas”. Llevábamos retraso a pesar de haber recuperado un poco de tiempo en la carretera.
Se hizo de noche, como es usual, empiezan a ser útiles las linternas. Nos encontramos un poco antes de Los Barrerones, todo parece marchar bien. José Luis saca un foco que facilitó la marcha. A pesar de todo nos confundimos un poco al bajar a La Laguna pero la intuición de Miguel consiguió dar de nuevo con el camino. Llegamos al lago y empezamos a buscar el refugio, todos éramos conscientes de que lo teníamos allí mismo pero no había forma de encontrarlo. Al fin se encendieron unas luces desde el refugio, el guarda había visto el foco y nos hizo señales para que pudiéramos llegar.
Después de pedir dormir en la parte libre del refugio el guarda nos dijo que no era posible usarla y debíamos dormir, por lo tanto, al raso. Ante la coyuntura propuesta de “picarnos” un vivac con poco equipo para ello, y de mala gana, optamos por pagar las tasas correspondientes y dormir en el refugio convencidos por el frío reinante. Como sea que no dimos nuestro brazo a torcer fácilmente nos fuimos a dormir muy tarde.
La salida de la excursión fue un poco más tarde de lo previsto dada la hora que era cuando nos fuimos a dormir. Nos levantamos, desayunamos y empezamos a andar al mismo tiempo que empezaba a salir el Sol. Habíamos sido de nuevo los últimos en acostarnos y los primeros en levantarnos y salir de excursión. Estaba la nieve muy dura. Hacía frío. Recorríamos un valle que nunca le da el Sol. Llegamos al cruce de valles. Miguel propone ir a La Galana al verse el valle mucho más practicable pero al querer ir todos los demás al Almanzor se cambia el plan sobre la marcha. Iremos al Almanzor.
Se forman dos grupos, en cabeza: Narcís, Juan y José Luis; detrás: Juanjo y Miguel. Llegamos al río, está helado. Miguel resbala aunque el equilibrio y los reflejos consiguen que no se caiga si consiguen asustar a Juanjo. Me explica que en la excursión anterior tuvo la desgracia de ver la caída de un amigo que estuvo a punto de tener fatales consecuencias. Juanjo no estaba todavía recuperado del trance. Miguel que conocía su situación le estuvo animando para que no diera importancia a lo sucedido. Cruzamos el río con algunas dificultades y nos dirijimos a la Collada del Crampón.
Miguel esperaba no encontrar ya más dificultades con el hielo puesto que no teníamos apenas material para trabajarlo. La subida era por un canchal de piedras. Paramos para desayunar un poco y reanimarnos un poco de los momentos que habíamos pasado al cruzar la cascada helada.
Iniciamos la marcha hacia el collado. Narcís va en cabeza con el piolet. Juanjo lleva la bota de vino. Miguel lleva la mochila con el material de abrigo de todos.
Ya está el collado allí arriba, hay un pequeño nevero entre piedras altas y lisas. Hay que ir por la nieve. Narcís, que va delante talla sobre el hielo unos escalones y se sitúa en el collado a esperar los demás. Era un pequeño paso, tenía mucha pendiente, pero es puro hielo. Como no disponíamos de material los demás subimos como los gatos: a cuatro patas y procurando no parar al subir ya que irremediablemente empezabas a deslizarte hacia el vacío. Por algo lo llaman Collada del Crampón, ¿no?
Creo que es obvio el estado de ánimo en el que nos encontrábamos. Teníamos que subir al Almanzor y lo que es peor, teníamos que regrasar por el otro lado impepinablemente. Teníamos detrás la casacada helada y el nevero del collado que hacían imposible el regreso por dónde habíamos subido sin que ocurriera nada.
Los fallos de la excursión estaban: en primer lugar, con el material que disponíamos (un piolet, tres pares de crampones y ninguna cuerda) no se podía subir al Almanzor con un grupo de cinco personas y, en segundo lugar, que en los momentos clave de la excursión (cascada y collado) el haberse fraccionado el grupo de tal forma que el que hacía las veces de guía no pudo ordenar un abandono honroso.
Así fueron las cosas; nos encontramos a pocos metros de la cima descansando y sin saber por dónde bajaremos. Miguel sube hasta la cima para ver mejor desde allí una vía de descenso. Aunque le tapa un picacho decide regresar realizando toda la cresta hasta La Galana si fuera necesario, al menos es un itinerario en roca por mucha dificultad que tenga, y una vez allí bajar por el valle que había visto en la subida con unas condiciones inmejorables.
Bajó de nuevo dónde estaban los demás mira atentamente las caras del grupo. El comentario fatídico no se hace esperar a la vez que se exclama con una rotundidad aplastante. Miguel, tú ¡haz lo que quieras! Nosotros nos quedamos aquí. No queremos bajar. Miguel les contestó: “si tuviéramos una cuerda o suficiente material regresaríamos por dónde hemos subido que es lo que hay que hacer siempre pero como no lo tenemos tendremos que hacer toda la arista en dirección a La Galana y una vez allí podremos regresar al refugio por el valle ya que no hay nieve en esa zona”. Como con estas palabras veía que lo único que conseguía era desanimar, prosiguió la arenga desviando el tema de la conversación: “… de todas formas, un buen trago de vino no me lo quita nadie”. Después de beber Miguel le siguieron los demás una ronda tras otra, ya sea por vicio o desesperación, se produjeron unos efectos milagrosos que animaron al personal a seguir. Juanjo, unos meses más tarde me comentó: “ten la más completa y absoluta seguridad que en aquellos momentos tuviste de mi parte una plena confianza, lo que decías era para mí lo mejor que podía y debía hacer; ahora bien, no por ello dejaba de ser para mí un completo absurdo y una locura sin lógica ninguna. Me encontraba en una situación en que me sentía totalmente inútil y abandonado y ya me daba lo mismo todo”.
La cresta era difícil, por no decir muy difícil y peor aún con un poco más de alcohol en la sangre de la cuenta, transcurre sorteando todos y cada uno de los picachos y agujas, había que hacer muchos pasos gimnásticos y poner las manos arriba y superar los obstáculos a fuerza de brazos; por suerte no había nieve que hiciera más difícil la marcha. Todas las indicaciones de Miguel eran acatadas al momento. Nos íbamos alejando poco a poco del Almanzor la cual cosa infundía ánimos al grupo.
¡Un momento! Se complican las cosas. Hay unos neveros empinadísimos que cortan el camino. JOD…!!! Miguel se pone serio. ¡ALTO todos parados! y prohíbe terminantemente que se crucen hay un abismo a cada lado alucinante y sólo nos falta que no sean muy sólidos, ya encontraremos otro camino. Dice a Narcís que suba un momento al filo de la cresta y que explore la posibilidad de bajar al refugio ya sea destrepando o dando un rodeo por ese lado. El Venteadero está justo detrás de las pendientes de nieve. Lo hubiéramos conseguido y no ha sido posible por muy poco. La espera se hace interminable y para colmo vas cogiendo frío. Al rato se oye a Narcís. Dice que se puede pasar. Hay que ir con cuidado ya que la piedra se desmenuza y está el terreno muy roto. Allí abajo habrá que cruzar una nieve pero se ve totalmente lisa. Hay que probarlo. En realidad es nuestra única posibilidad de salida.
Pasamos uno a uno para evitar catástrofes debido a algún inevitable desprendimiento de piedras y después de una fabulosa intervención de los pares de crampones nos encontramos en el Venteadero. Llegar al refugio fue fácil, ya pasó el peligro. Paramos para comer. Llegamos los últimos al refugio como también casi siempre. El guarda estaba ya impaciente. El colmo es que tenemos que discutir con él de nuevo ya que nos pretende cobrar un día más de estancia. Oscurece, nos dimos prisa para alcanzar a un grupo de chavales que son socorristas de la zona. Ellos conocerán la zona y así evitamos perder más tiempo. El regreso hasta el coche no tuvo más alicientes. Cruzamos el lago por encima y tuvimos que procurar en todo instante el pisar nieve puesto que en ese caso tienes la probabilidad de tu parte de no acabar en el suelo. Al final del día bajando de Los Barrerones a mí me parecía que me sería posible competir con los canguros australianos puesto que el saltar de piedra en piedra era ya un tema dominado.
Llegamos de noche a la plataforma. Tomamos rumbo a Madrid. Paramos en Hoyos, Ávila y para poner gasolina. En el camino nos pusimos a discutir cosas que en otras circunstancias no tendrían sentido. Algunos de los puntos que se trataron fueron: las dificultades que habíamos pasado y las que superamos fueron gracias a que en todo momento se trabajó en equipo y todos estuvieron pendientes de los demás despreocupándose de sí mismos; hacer caso al guía cuando no estaban muy claras las razones evitó una catástrofe; en toda excursión debe haber un guía que de alguna forma es el responsable de lo que ocurra en esa salida; y bla, bla, bla, bla, bla ….
Llegamos a Madrid. Acalorados aunque no por ello dejamos a un lado la amistad entre nosotros. Al lado de la Facultad de Biológicas nos quedamos sin gasolina, habíamos dejado a José Luis en su casa y pretendíamos llegar por la Avenida de la Moncloa a los colegios mayores para dejar a Juan y a Narcís. Taxi, lata, gasolinera, muy poco dinero, prisas, … Al fin, cansados, llegamos al colegio mayor de nuevo. ¡Habíamos derrotado al Almanzor en invierno en justa lid! “Que nos quiten lo bailao”, diría un muy buen amigo montañero en una situación semejante.
© Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.001.

2017 - Miquel Pavón