Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: miedo (Página 1 de 4)

Comentario de libros de autoayuda

A más de un@ le puede sorprender que se incluya comentarios de libros de autoayuda en un blog muy dedicado a la montaña. Parece que son dos cosas que no tengan casi nada que ver. Pero no. Sí tienen bastante relación. Pienso que practicar montañismo de forma habitual proporciona una alta confianza en uno mismo y un aumento significativo de la autoestima. Es algo que parece como irreal por inconexo. Pensemos que el montañero se propone pequeñas metas: subir este fin de semana a tal cumbre. Bien. El hecho continuado de conseguir objetivos o aprender de los fracasos, que los hay, es la mejor forma para ir formando el carácter. Y, como consecuencia de ello, mejoraremos en el día a día. A ello, hay que añadirle que en la práctica de cualquier deporte se oxigena el cuerpo y la mente. O se crea adrenalina de forma natural que nos va a ayudar a enfrentarnos con los problemas con una visión más optimista. Por útltimo, y no menos importante, el estar rodeados de paisajes espectaculares, ambientes naturales o estar largas horas con un ritmo que facilite que se piense y reflexione acaba por afectar a cualquiera y que se reconozca que hay un antes y un después de cada experiencia alpina.

 

la ayuda que proporciona la autoayuda te puede ayudar

 

LIBROS DE AUTOAYUDA COMENTADOS

dot Abraham MASLOW en “Motivación y personalidad”, ver artículo: Hacia la plena salud mental.
dot Alain de BOTTON en “Cómo cambiar tu vida con Proust”, ver artículo: Las esperanzas pequeñas traen gratas sorpresas.
dot Álvaro GONZÁLEZ-ALORDA, Los próximos 30 años”, ver artículo: ¿Quien tiene un amigo tiene un tesoro?.
dot Anónimo, ver artículo: Imaginación.
dot Anthony ROBBINS en “Pasos de gigante”, ver artículo: Vivir la vida que siempre has soñado.
dot BHAGAVAD-GITA, ver artículo: Deseo o propósito.
dot BOECIO en “Consolación de la filosofía”, ver artículo: ¿Qué harías si supieras que vas a morir torturado?.
dot BUDA en “El Dhammapada”, ver artículo: Camino a la ley universal del universo.
dot Carol S. PEARSON en “El héroe interior”, ver artículo: Hazte consciente de tu poder.
dot Clarissa Pinkola ESTÉS en “Mujeres que corren con los lobos”, ver artículo: Una mujer saludable se parece mucho a un lobo.
dot Claudia NOSEDA, en “Antiestrategias”, ver artículo: Provocar lo temido.
dot Dalai LAMA y Howard C. CUTLER en “El arte de la felicidad”, ver artículo: La felicidad no es ningún lujo.
dot Daniel GOLEMAN en “La inteligencia emocional”, ver artículo: Es emocionante lo de la inteligencia emocional.
dot David D. BURNS en “Sentirse bien: una nueva fórmula contra las depresiones”, ver artículo: Fórmula contra las depresiones.
dot Ellen J. LANGER en “La mente creativa: perspectivas sobre el envejecimiento, la memoria y la salud”, ver artículo: Recobra el control de tu pensamiento.
dot Florence SCOVELL  SHINN en “El juego de la vida y cómo jugarlo”, ver artículo: Las reglas de nuestra propia felicidad.
dot Guido LAMMER, ver artículo: ¿Estás cansado de vivir?.
dot Guillermo F. BATARSE, ver artículo: ¿Qué quieres?.
dot Heidemarie SCHWERMER en “Mi vida sin dinero”, ver artículo: La energía telúrica en la montaña.
dot Henry David THOREAU en Walden”, ver artículo: Asegúrate de que en tu vida tienes tiempo para pensar.
dot James ALLEN en “Cómo el hombre piensa”, ver artículo: Autocontrol.
dot James HILLMAN en “El código del alma”, ver artículo: La imagen de la persona que podemos llegar a ser.
dot John GRAY en “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus”, ver artículo: Sobre la guerra de sexos.
dot Louise HAY en “Usted puede sanar su vida”, ver artículo: Despoja de autoridad a los problemas.
dot M. SCOTT PECK en “Pensamientos del caminante”, ver artículo: La vida es difícil.
dot Marianne WILLIAMSON en “Regreso al amor”, ver artículo: ¿Te interesa hacer un curso de milagros?.
dot Marilyn TAM en “Cómo utilizar lo que tienes para conseguir lo que quieres”, ver artículo: El poder de la perseverancia ….
dot Martha BECK en “Encuentre su propia estrella polar”, ver artículo: Aprender a decir no.
dot Mihaly CSIKSZENTMIHALYI en “Fluir”, ver artículo: ¿Cómo ser feliz?.
dot Norman Vincent PEALE en “El poder del pensamiento positivo”, ver artículo: Logra cosas si tienes fe.
dot Paulo COELHO en “El alquimista”, ver artículo: ¿Cómo ver un presagio?.
dot Pierre TEILHARD de CHARDIN en “El fenómeno humano”, ver artículo: Aprecia y expresa tu propia unicidad.
dot PROUST, ver artículo: Soledad …..
dot Raimon SOLÀ. “Cómo ser feliz cada día. Pequeño manual de inteligencia esencial”, ver artículo: Hoy no me puedo levantar.
dot Ralph Waldo EMERSON en “Confía en tí mismo”, ver artículo: Lo bueno si breve, tres veces bueno.
dot Richard CARLSON en “No te ahogues en un vaso de agua”, ver artículo: Ideas para no ahogarse.
dot Robert BLY en “Iron John”, ver artículo: Como un chamán.
dot Samuel SMILES en “Autoayuda”, ver artículo: Conseguir cosas gracias a la voluntad.
dot Shakti GAWAIN en “Visualización creativa”, ver artículo: ¿Cómo funciona la visualización creativa?.
dot Sir Edmund HILLARY, ver artículo: Conquistar o conquistarse?.
dot Susan JEFFERS en “Aunque tengas miedo, hágalo igual”, ver artículo: La filosofía de la intrepidez.
dot Thomas MOORE en “El cuidado del alma: una guía para cultivar la profundidad y lo sagrado en la vida de cada día”, ver artículo: Llena tu vacío llenando tu vida de alma.
dot Viktor FRANKL en “El hombre en busca de sentido”, ver artículo: ¿Y si acabaras sentenciado en un campo de concentración?
dot William BRIDGES en “Dirigiendo el cambio”, ver artículo: ¿Cuándo hay que hacer la colada?. 

Schreckhorn (4078 m)

dot Situación: Es la montaña más alta del cantón suizo de Berna. Se considera el cuatromil más difícil de los Alpes Berneses. Su nombre alemán significa terror o cuerno del miedo.
dot Aproximación: El acceso normal a la montaña es por Grindelwald o el hospicio Grimsel situado en el embalse que tiene el mismo nombre.
dot Puntos de partida:
Grindelwald (1034 m). Situado en el Oberland bernés. Hay hoteles, pensiones, camping y un albergue juvenil. Tiene un buen acceso por tren y autobús. Está a 20 Km de Interlaken.
Hospicio Grimsel (1980 m). Es un hotel que está situado junto al embalse y está abierto sólo en verano. Situado a unos 60 Km de Interlaken. Se puede acceder en autobús desde Meiringen y Oberwald.
dot Foto: Vista de la vertiente norte del Schreckhorn.
dot Ruta normal: Arista Suroeste. AD+ (III). Hay unas 7 horas desde el refugio Schreckhorn. Unos 1600 metros de desnivel. La aproximación es por el glaciar y luego una ruta de roca y terreno mixto. Cruzar la rimaya puede dar verdaderos quebraderos de cabeza. Después las rampas se dirigen hacia el hombro con unos largos de escalada delicada. Una vez en el hombro se continuará por la arista que se estrecha a medida que nos acercaremos a la cumbre. La arista cimera después de una nevada reciente es realmente delicada.
dot Otras rutas:
Schreck couloir / Arista Sureste. PD+ (II). Hasta 50 grados de inclinación en la parte superior del couloir. Hay unas 8 horas desde el refugio Schreckhorn. Unos 1600 metros de desnivel. Terreno mixto. La zona superior del corredor se conoce como Elliottswengli y está equipado con estacas de hierro.
Pilar Sur. D (V unos 80 metros). Hay unas 7 horas y 600 metros de desnivel desde el pie de la pared y 10 horas desde el refugio.
Cara Noroeste (Andersongrat). AD (III). Hay unas 8 horas desde Lauteraar por el Nassijoch. Unos 1700 metros de desnivel. Es una vía glaciar hasta la arista rocosa del final.
Arista Noreste: AD+ (tramos de IV). Hay unas 4 horas y unos 500 metros de desnivel desde la base de la vía. Es principalmente una ruta de hielo con una escalada mixta al final.
dot Refugios: refugio Schreckhorn (2520 m), refugio Gleckstein (2317 m), refugio Lauteraar (2392 m).
dot GPS (WGS84): 32T 437874 5201784.
dot Mapas: Grindelwald (núm. 1229) y Finsteraarhorn (núm. 1249). Suisstopo escala 1/25000.

Comportamiento simiesco y espíritu rocambolesco

Hay muchos informes, cursilerías y tópicos en la literatura alpina que trata el tema de las experiencias de caídas o de impresiones personales. Y continua Reinhold Messner ….
“Contiene toda una serie de clichés sobre el alpinismo extendidos desde hace ya más de un siglo, mucho fulgor de la aurora, mucho ser felices, pero muy pocas impresiones personales o espirituales.
Creo que hay muchos alpinistas atrapados por esta suerte de cursilería alpina. De puras ansias de conquista. ‘¡He de llegar a la cumbre!’, no son capaces de encontrarse a sí mismos, o bien por una vergüenza mal entendida, ‘eso no se cuenta’, lo silencian todo respecto a su mundo interior.
Si antiguamente la gran desconocida era la montaña, hoy lo es para mí el ser humano con sus miedos, sus sueños y sus diferentes niveles de consciencia.
La diferencia entre lograr el objetivo y quedarse en el camino se describe muchas veces con palabras como ‘valor temerario’, ‘amor a las montañas’, ‘miedo’ o ‘la suerte de la cumbre’. Cuando alguien ha alcanzado una nueva actitud ante el hecho de morir, a partir de ese momento escalará las paredes despreciando a la muerte y el camiante solitario que quiere ‘ver el semblante de la muerte’, cuelga de un desplome sólo con los brazos, las piernas en el aire.
No es de extrañar que muchos de los que están al margen de todo esto nos vean como a unos seres con ‘comportamientos simiescos’ (Spiegel sobre los alpinistas) y meneen dubitativamente la cabeza ante el alpinismo. ¡Cuándo renunciarán las personas a conquistar la Naturaleza (las montañas), a sojuzgarla, a forzarla, ….. a violarla y a destruirla con ello!”
Reinhold MESSNER en “La zona de la muerte

Sensaciones en una caída mortal

La gran mayoría de los accidentados – aproximadamente el 95% – manifiestan, independientemente de su grado de formación, las mismas impresiones, percibidas sólo de una forma ligeramente diferente. La muerte producida por un accidente súbito origina en casi todos el mismo estado espiritual, completamente diferente al que se produce ante una causa de muerte menos repentina.
Este estado puede caracterizarse brevemente de la siguiente manera:
No se siente ningún dolor, tampoco un miedo paralizante, tal y como puede aparecer en el caso de un peligro menor (incendios, etc). Ningún miedo, ni el menor rastro de desesperación, ningún sufrimiento, más bien una seriedad reposada, una profunda resignación, una controlada seguridad y agudeza espiritual. La actividad intelectual es enorme, multiplicándose por cien la intensidad y velocidad del proceso. Las circunstancias tales como la eventualidad de una escapatoria se contemplan con absoluta objetividad, de ningún modo se cae en la confusión. el tiempo parece dilatarse. Se actúa con una velocidad fulgurante y se toman las decisiones correctas. En muchos casos, a continuación se produce una visión súbita del propio pasado en su totalidad. Por último, el que sufre una caída escucha con frecuencia una música agradable para caer a continuación en un cielo azul tachonado de nubecillas rosas. Entonces se extingue la consciencia sin dolor – habitualmente en el momento del impacto, el cual puede oirse, pero nunca ocasionar dolor. Probablemente el oído sea el último de los sentidos en desaparecer.
Albert HEIM en “Notas sobre la muerte por caída mortal” (1892). 

Escocia: muchas ovejas y un monstruo

ESTA CRÓNICA RELATA CÓMO NUESTROS INTRÉPIDOS VIAJEROS SE SALVARON DE UN FEROZ ATAQUE DEL MONSTRUO DEL LAGO NESS.
Martes, 18 de agosto del 2009.
Salimos de Girona a mediodía. Después de comer en el restaurante de mi amigo de Vilajuiga “El Cau” pasamos un momento por el terreno a recoger los últimos bártulos y llegamos a La Jonquera a eso de las cuatro. Es un día de mucho calor. Hacemos camino por Francia hasta las diez de la noche. Dormimos en el área de servicio de la autopista de Chalon-sur-Seoane un lugar que ya nos era conocido del anterior viaje al Nordkapp.
Miércoles, 19 de agosto del 2009.
Ya no hace tanto calor. Acabamos de hacer la ruta hasta Calais y podemos embarcar rumbo a Dover. Encontramos un camping bastante cerca. El camping Holiday Park situado en Hawthorn Farm – Martin Mill. Da mucha impresión y miedo conducir por la izquierda y realmente hace que se tengan que usar los cinco sentidos. 
Jueves, 20 de agosto del 2009. London.
Visitamos por la mañana la ciudad hasta la hora de comer todo lo que es la zona del Big Ben y el parlamento. Comemos en un restaurante italiano que lo lleva un chico muy simpático. Por la tarde nos dirigimos hacia Windsor y tenemos realmente problemas para encontrar la autopista correcta de salida de la ciudad. Encontrarnos un camping también se nos hace muy difícil porque las señalizaciones son realmente malas. Acabamos en un camping situado en Eversley.
Viernes, 21 de agosto del 2009. Lego Park (Ascot – Windsor).
Es parque de atracciones  está bien aunque no tiene muchos espectáculos sólo tiene atracciones. Va lloviendo con intermitencias pero allí sólo paran un rato cuando el chaparrón es muy fuerte. Como hace Sol de vez en cuando nos permite ir subiendo a los sitios sin problemas aunque no te libras de hacer muchas colas.
La zona de Windsor es de alto copete y al cabo de los años todavía mi hijo se acuerda de los cochazos que se ven en esa zona no vistos en ningún otro sitio del mundo.
Volvemos a dormir otra vez al mismo camping situado en Eversley.
Sábado, 22 de agosto del 2004. Stonehenge.
Hoy día se ha convertido este lugar en un sitio de culto multitudinario. Va una gran cantidad de personas de todos los lugares del mundo. Dan un telefonillo que te va explicando lo que les parece y hay que dar la vuelta por un único camino. Tenemos un día tapado de nubes y la lluvia nos hace correr a la hora de comer, muy a mi pesar, porque acabo de estrenar una “picnic rak” acabada de comprar. Sólo me faltará comprar un “picnic basket” y ya tendré el equipo completo para hacer comidas campestres bucólicas y románticas. Claro que también me faltará lo básico que es la buena compañía femenina ….. ;-(
Por la tarde ya nos encaminamos hacia el norte a tierras escocesas bajo una intensa lluvia que nos hace desistir el parar a ver la muralla de Adriano y dejar la visita para el regreso. Encontramos un buen camping cerca de Windermere.
Domingo, 23 de agosto del 2009.
La lluvia nos hace posponer cualquier visita por lo que vamos haciendo ruta hacia el norte todo el día. Antes de llegar a Fort William encontramos un camping que está bastante bien para hacer una noche. Ya es por la noche cuando para la lluvia un poco pero no nos acaba de abandonar.
Lunes, 24 de agosto del 2009. Loch Ness – Lago Ness.
Aprovechamos bien el Sol bien bonito de la mañana para dar una vuelta en barca por el lago Ness. Aunque se oye un par de veces la sirena del barco avisando la cercanía del monstruo no lo acabamos de ver. Será a la hora de comer que tenemos un susto mayúsculo. La pericia de nuestros expedicionarios permite que podamos hacer incluso un video. Por la tarde pasamos, gracias a un puente, a la isla de Skye y acabamos en un camping muy sencillo en Uig.

Impresionante video en el que se ve cómo nos ataca el famoso monstruo del lago Ness.
Martes, 25 de agosto del 2009. Isla de Skye.
La lluvia no nos deja en todo el día. Damos la vuelta a toda la isla de Skye y hacemos carretera en dirección a Inverness. Vamos a dormir a un camping situado a las afueras de Edimburgo. Cansados de la humedad y de poder hacer pocas visitas por la constante lluvia que nos desvarata todos los planes decidimos empezar el regreso.
Miércoles, 26 de agosto del 2009. Edimburgo.
Sale el día lloviendo y nos tenemos que conformar ver la ciudad desde el coche así que la cruzamos por el centro aún y estar todo en obras. Hacemos toda la jornada con lluvia y llegamos a Calais a medianoche. Cruzamos el canal de la Mancha de madrugada y dormimos en la primera área de servicio de Francia a unos 60 kilómetros.
Jueves, 27 de agosto del 2009.
Tardamos todo el día para cruzar las tierras francesas. Lo que si nos alivia es que por fin nos deja en paz la lluvia. Hemos quedado un poco hartitos la verdad. El regreso, hecho sin correr mucho, hace que llegemos a medianoche a la ciudad de Girona.

Experiencia al borde de la muerte

Tras el ascenso por la vertiente del Rupal en el Nanga Parbat – con un desnivel de cuatro mil quinientos metros, la pared de roca y hielo más alta de la Tierra – un vivac en la zona de la muerte sin ningún abrigo y la obligación insoslayable de tener que descender con mi hermano afectado de mal de altura por la para nosotros desconocida vertiente de Diamir, supe que aquello era nuestro fin. Sin embargo, al principio me resistí a admitir que teníamos que morir, y fuimos descendiendo metro a metro, buscando continuamente una “última salida”. Mucho más abajo, entre los seracs del extremo superior del espolón de Mummery y en plena fase de ira y rebelión -“Por qué tiene que pillarnos aquí y ahora”-, encontré un medio de escurrirnos entre los bloques de hielo tan altos como campanarios. Después, cuando mi hermano disminuyó de nuevo su ritmo y el terreno se hizo más imprevisible y peligroso, busqué desesperado, subiendo y bajando una y otra vez, una posibilidad de seguir, sólo para retrasar el fracaso final unas cuantas horas más. “Si todavía conseguimos pasar por ahí estoy dispuesto a morir”.
Caí en una profunda depresión después de que mi hermano quedara sepultado por un alud al pie de la pared. Me separé  psicológicamente de él y, poco a poco, también de mis camaradas de expedición. Por último me separé de mi madre. Finalmente, bajando como en trance por la cabecera del valle de Diamir – descalzo y sin haber comido nada desde hacía cinco días, y habiendo caído sin conocimiento al menos una vez – sentí como si se me quitara un peso de encima, sin miedo. Todo me daba igual. Tenía que morir y me dispuse a entregarme a mi destino.
Horas después, echado bajo un árbol en los pastos de montaña de Nagaton y rodeado de campesinos y pastores, me sumí de nuevo en la depresión. Pero los estados de ánimo que había experimentado antes ya no volvieron. Esta experiencia en el Nanga Parbat me hizo ver claro que el miedo a la muerte disminuye cuando más te acercas a ella. Para ello se requiere en todo caso una absoluta conformidad con el fin inevitable.
Ahí ya no existía el miedo ante la interrogación del paso a lo desconocido, ninguna duda, sólo la realidad de la muerte que había pasado a pertenecerme.
Desde que experimenté aquella vivencia la muerte tiene un nuevo significado para mí. Anteriormente no la había aceptado, pero a partir de ese momento la tuve muy presente sin sentirme agobiado por ello.
Todas las promesas de consuelo imaginables, extraídas de mis clases de religión cristiana, no pudieron liberarme del miedo a la muerte, sólo lo hizo aquella resignación al propio final. En este proceso no me pregunté ni por un momento si la muerte sería el final, o bien el comienzo de una nueva dimensión vital. Sentí la muerte como algo perteneciente a mi vida, y comprendí que ella y yo formábamos la unidad y la nada.
Reinhold MESSNER en “La zona de la muerte: terreno fronterizo”. 

Página 1 de 4

2017 - Miquel Pavón