Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: perfil

¿Qué es un alud?

Un alud es el desprendimiento de una masa de nieve con unas dimensiones y recorrido variables que se pone en movimiento bajo la acción de la gravedad.
La formación de un alud depende de la naturaleza y perfil del terreno, la calidad de la nieve y la temperatura.
– Las superficies lisas, césped, losas o rocas pulidas son superficies propicias a los aludes por su carácter resbaladizo.
– Las pendientes convexas son más peligrosas que las pendientes cóncavas terminadas en llano. Asímismo, la inclinación permite la sustentación de una masa de nieve en función de su cohesión. Cuanto más vertical sea la ladera de la montaña más dura deberá ser la nieve.
– Las nieves más frescas y las nieves no adherentes son las más inestables.
– Cuando la temperatura se eleva la nieve se humedece y se hace más pesada lo que aumenta su inestabilidad. Por el contrario, el frío la estabiliza al entrecruzarse los cristales de hielo.
Las causas de desencadenamiento de un alud hay que buscarlas en la ruptura del equilibrio, mecánico o térmico (deshielo), entre las fuerzas que favorecen el movimiento como es el peso de la nieve y las que se le oponen como son la cohesión interna de la nieve, las fuerzas de rozamiento, las fuerzas de anclaje, etc. Las causas y situaciones en las que se rompe el equilibrio son muy variables y por tanto se pueden dar muchos tipos de alud.
Atendiendo a la calidad de la nieve que se podría definir por su temperatura, densidad y cohesión entre los granos se puede establecer una clasificación de los diferentes tipos de aludes.
El alud de nieve en polvo se produce durante o poco después de intensas nevadas con temperaturas inferiores a los -5 grados centígrados. Se dan en invierno y en pendientes muy pronunciadas. Son aludes que se generan cuando los copos de nieve se rompen y pierden cohesión, generalmente, por un fuerte viento y muy violento, el desplazamiento de aire de otro alud, una caída de una cornisa, unos bloques de piedras o un montañero. Se producen, por tanto, en el momento en que se ve caer la nieve de las ramas de los árboles y de los tendidos eléctricos. La nieve es seca, ligera y tiene una gran movilidad. Un violentísimo soplo lo precede. Son aludes muy rápidos y peligrosos por su gran poder destructivo incluso en la vertiente opuesta. Vuela en torbellinos.
El alud de nieve fresca húmeda es el típico alud de primavera aunque puede producirse durante el invierno siempre que la temperatura sea alta. Alud típico de los períodos de elevación de la temperatura al ser muy sensible a los efectos térmicos. Se origina en vertientes sobre todo las que están orientadas hacia el sur. La nieve al ser húmeda y pesada tiene un desplazamiento relativamente lento con un efecto aplastante a causa de su peso. Baja rodando y produce un desplazamiento de aire bastante potente. Al detenerse se endurece instantáneamente.
El alud de nieve mojada es sobre todo un alud de primavera que puede producirse durante el invierno en caso de lluvia. El Sol, el foehn, la lluvia y las contracciones de las heladas lo desencadenan. Es bastante previsible. Suele producirse siempre en el mismo lugar. Desciende con lentitud pero lo arrasa todo. Hay que evitar los couloirs pues es la ruta que suele elegir.
La nieve que forma el alud de placa tiene suficiente cohesión para romperse en grandes bloques. Se producen en vertientes abiertas y sobre todo en zonas con una forma convexa. Es un alud peligrosísimo por su carácter imprevisto. La placa está formada por nieve apretada superficialmente y que no se ha adherido a la capa inferior separándolas una capa de aire. Son sonoras y suenan a hueco si se golpean pues forman como una bóveda. Las más peligrosas son en invierno. Descienden deslizándose y por una rotura de su equilibrio por una causa mecánica. El viento es el responsable de la existencia de muchas de las sobreacumulaciones de nieve que pueden romperse dando lugar a un alud de placa de viento.
El alud de cornisa se produce principalmente en invierno y en primavera. En verano las cornisas son más estables aunque su equilibrio siempre es precario.
El alud de séracs se deben al simple desplazamiento natural de los glaciares y se producen a cualquier hora. Sólo cabe cruzar las zonas más expuestas con la mayor velocidad que nos sea posible.

Mönch (4099 m)

dot Situación: La cumbre del Mönch se sitúa entre los cantones suizos de Berna y del Valais. Es el cuarto pico más alto de los Alpes Berneses. La muralla helada de las caras norte del Eiger, el Mönch y el Jungfrau es posiblemente única en toda la región alpina.
dot Aproximación: A pesar de su imponente apariencia su proximidad a la estación del tren del Jungfrau lo convierte en el cuatromil más escalado desde este punto de partida. Antes de que existiera el tren la aproximación requería un largo día de marcha normalmente a través de las pendientes sur del Eiger.
dot Punto de partida: Grindelwald (1034 m). Situado en el Oberland bernés. Hay hoteles, pensiones, camping y un albergue juvenil. Tiene un buen acceso por tren y autobús. Está a 20 Km de Interlaken.
dot Foto: El Mönch visto desde el Jungfrau. Podemos ver el Nollen en el perfil izquierdo, la arista suroeste elevándose desde el Jungfraujoch en el centro de la foto y la ruta normal que va por la arista sureste en el perfil derecho de la montaña.
dot Ruta normal: Arista Sureste / Arista Este. PD (tramos de II). Hasta 45 grados de inclinación. Hay unas 3 horas desde el refugio Mönchjoch. Unos 450 metros de desnivel. Es una ruta corta pero presenta dificultades tanto en roca como en hielo. Hay una afilada y aérea arista de hielo cerca de la cumbre que requiere equilibrio y calma en la que a veces forma una peligrosa cornisa. Los problemas derivados de la altitud y de la mala aclimatación producida por un ascenso rápido en telesférico se pueden medio solventar pasando una noche previa a la ascensión en el refugio Mönchjoch Hut.
dot Otras rutas:
Arista Suroeste. AD- (III). Hay unas 4 horas desde Jungfraujoch. Unos 650 metros de desnivel. Terreno mixto (sobretodo roca). Como la ruta normal suele estar atestada de gente esta arista es una interesante alternativa aunque es algo más difícil que la ruta normal. Es una travesía de montaña interesante si utilizamos la ruta normal para el descenso.
Cara Sur. D+. Hasta 57 grados de inclinación. Unas 4 horas y 450 metros de desnivel desde el inicio de la pared. Ruta de hielo. Es importantísimo empezar muy temprano y después de una buena helada.
Cara Noreste. D. Hasta 57 grados de inclinación. Unas 3 horas y unos 350 metros de desnivel. Ruta glaciar. Es una ruta con un gran encanto.
Espolón Noroeste (vía Eisnollen). Hasta 66 grados de inclinación y el máximo se da en unos 10 metros, hay 55 grados de inclinación en unos 80 metros. Hay unas 7 horas desde el refugio Guggi. Unos 1300 metros de desnivel. Hay una trepada de roca de unas 2 horas hasta la punta  de 3112 metros y luego hay nieve dura y hielo. En esta ruta el paso clave es un resalte helado que se conoce con el nombre de “Nollen” y es más empinado que el “Eisnase” del Piz Scersen del grupo del Bernina.
Arista Noreste. D+ (IV un par de largos). Unas 10 horas desde el Jungfraujoch. Unos 750 metros de desnivel. Terreno mixto y roca.
Espolón de la cara Norte (ruta Lauper). D+/MD (V- un tramo). Hasta 60 grados de inclinación. Unas 13 horas desde el refugio Guggi. Unos 1000 metros de desnivel desde el inicio de la pared. Es una escalada mixta y una larga pendiente de hielo. Es una escalada muy sostenida pero bastante libre de peligros objetivos.
Cara Oeste. Hay unos 1200 metros de desnivel que dan al glaciar Guggi. Hay los couloirs Central y Faden.
Cara Noroeste. Es una de las más serias de los Alpes. La ruta más directa es tremendamente expuesta por la constante caída de piedras durante durante todo el año.
dot Refugios: refugio Mönchjock (3630 m), refugio Guggi (2792 m) y Jungfraujoch (3454 m).
dot GPS (WGS84): 32T 423339 5155645.
dot Mapas: Grindelwald (núm. 1229) y Finsteraarhorn (núm. 1249). Suisstopo escala 1/25000.

2017 - Miquel Pavón