Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: Pica Roja

Refugi de la Vall Ferrera

dot Nombre oficial (en catalán): Refugi de la Vall Ferrera. Es propiedad de la FEEC (Fereració d’Entitats Excursionistes de Catalunya).
dot Situación: El refugio está situado en el Pirineo catalán y, en concreto, en el macizo de la Pica d’Estats. Está en el municipio de Alins comarca del Pallars Sobirà a la derecha de la salida del barranco de Areste.
dot Aproximación: Es por la carretera que va de Llavorsí a Alins y Àreu.
dot Ruta: Desde Àreu hay que continuar por la pista, sin asfaltar y en mal estado, hasta el aparcamiento de la Molinassa (1820 m) unos 12 kilómetros. A partir de la presa de la Farga la pista, en principio, está restrigida al tráfico. El refugio queda cerca del Pla de Boet donde hay que cruzar el río por una palanca. Queda a mano izquierda al otro lado del Noguera de Vall Ferrera. Se tardan unas tres horas y media para subir al refugio si hay que hacer todo el recorrido a pie. Si llegamos hasta el final de la pista con el coche son unos 15 minutos y superar unos 150 metros de desnivel.
dot Principales ascenciones: Pica d’Estats (3169 m), Sotllo (3072 m), Montcalm (3077 m), Pic Verdaguer (3159 m), Punta Gabarró (3114 m), pic Rodó de Canalbona (3004 m), Canalbona (2959 m), Coma Pedrosa (2949 m), pica de la Roca Entrevessada (2927 m), pic Sanfonts (2908 m), pica Roja (2902 m), pica de Gerri (2859 m), pic dels Estanys (2958 m), pic de Baborte (2938 m), Monteixo (2905 m), pic de Lavans (2889 m) y pic de Noris (2834 m).
dot TravesíasRefugi de Baborte (2438 m), refugi de Baiau (2490 m) y el GR-11 hacia Àreu o hacia la portella de Baiau (2790 m).
dot GPS (WGS84):
Refugio de la Vall Ferrera: 31T 367793 4720433.
dot Altura: 1940 metros.
dot Guía excursionista: Macizo de la Pica d’Estats.
dot MapasPica d’Estats editorial Alpina 1/25000 y Pica d’Estats-Aneto IGN Rando 1/50000.
dot Comentario personal: El refugio está, en mi opinión, demasiado bajo y lejos para ir a la Pica d’Estats por lo que es mejor estudiar la alternativa de Pinet o de Baborte.

 

Macizo de la Pica d'Estats

Cumbres interesantes de 2000 metros del Pirineo

CUMBRES DEL PIRINEO CENTRAL
dot Pic de Midi d’Oiseaux 2885
dot Tozal del Mallo 2283
dot Agulla de Perramó 2530
dot La Forcanada 2881
dot Mont Valier 2838

 

macizo del Besiberri
dot Montardo d’Arán 2830
dot Pa de Sucre 2863
dot Mussol de Tumeneia 2832
dot Besiberri Central 2995
dot Punta Célestin Passet 2998
dot Tuc d’Avellaners 2965
dot Punta Lequeutre 2965
dot Tuc de Saburó 2908

 

Macizo de la Pica d'Estats
dot Pica Roja 2903
dot Pic de Baborte 2938
dot Monteixo 2962
dot Guins de l’Ase 2962
CUMBRES DEL PIRINEO ORIENTAL
dot Canigó 2784
dot Gra de Fajol Grand 2708
dot Bastiments 2892
dot Pic Freser 2843
dot Pic de l’Infern 2880
dot Pic Inferior de la Vaca 2832
dot Taga 2057
dot Carlit 2921
dot Tossal Bovinar 2835
dot Pics de Tristaina 2878
Ver también:

 

diccionario de montaña

Andorra en los pies

23 de mayo de 1.976.
Otra semana de aquellas extrañas: tiempo variable, calor, lluvia, nerviosismo, clima excitado. Es cuando uno tiene más ganas de ir a oir el viento y disfrutar de las alturas de nuestra tierra que los hombres a menudo no la tratan con el respeto que se merece. Decidimos salir: Peguera, Monastero, Tossal Bovinar … Aneto en un momento de inspiración. Un día clarísimo y soleado que ya alegra y da vida justo verlo por la ventana. Ayer al mediodía empezó a soplar un ligero viento que fue dispersando las nubes. Hoy reunión de profesores, despistes del oficio, retrasos. Miguel gana el récord de tiempo en ir de su casa al colegio. Joan ayer hacía mover los pies encima de los pedales olvidando muertos recientes y acompañados en mi sentimiento que han manchado de sangre la carretera pero conviene ponerse en forma.
A las doce y media salimos de Girona. Pasando bajo la Mare de Déu del Mont planeamos una salida para el jueves próximo. Pasamos por Capsacosta y en una hora y cuarenta minutos llegamos a Ribes de Freser: otro récord. El Puigmal todavía está enblanquecido y el hambre también habla a nuestros estómagos de igual forma que estos dias han hablado estos valles en contra de las máquinas y los intereses que se las quieren comer. Compramos una cassete y pilas al mismo tiempo que llenamos la bota con vino tarragonés. Por cierto que si el otro día nos la dejábamos en la cantina de Ribes hoy parece querer dejar alguna gota: también tiene hambre o sed. Deberá querer que la llenemos más a menudo.
A las tres menos cuarto salimos de Ribes y a las tres y media estamos en Bellver. La Molina está desierta. Escuchando “Tormenta” pensamos en lo adecuado que sería ponerla como música de la película del campamento del verano pasado. En la Masella hemos de retroceder un poco ya que una barrera corta la carretera que conduce a Alp. Nos vemos obligados a hacer un pequeño rodeo y menos mal que el paisaje y la música nos hacen olvidar las penalidades y la nieve nos alegra y dirije nuestra mirada hacia arriba y por encima de las fronteras que los hombres hemos trazado con nuestro afán de dominios.
En Martinet decidimos, condicionados por el tiempo, ir hacia Aransà en vez de ir a Espot. Por entre los árboles, que ensombrecen la carretera por uno y otro lado, enfrente contemplamos la serralada del Cadí con sus canales aún cubiertas de nieve con un maravilloso contraste de colores. Llegamos a Aransà cuando aún no son las cuatro y media. Ya no queda mucha nieve por las cumbres. La gente del hostal “Pas de la Pera” nos dicen que podemos subir en coche casi hasta el refugi dels Estanys de la Pera. La carretera está pasable. En un prado hay unos cuantos caballos. En el refugio, que hay a medio camino, hay una pareja de guardias civiles que no tienen humor ni de hacernos un gesto para que paremos. Así que nosotros seguimos hacia arriba sin pararnos pensando que hay que alegrarse tanto de las penas como de las glorias y que las manzanas agrias no apetecen a nadie. Antes de empezar las últimas curvas bajamos PK y yo y subimos caminando hacia el refugio. El particular está cerrado porque el guarda está en Barcelona. En el libre hay lugar justo para los cuatro.
No hace nada de frío. Después de ir a buscar las cosas al coche calentamos la sopa y hacemos la cena en una de las mesas de piedra que se encuentran delante del refugio. Todavía no hemos terminado de cenar que llega un Land-Rover con cuatro guardias civiles equipados con ametralladoras, pistolas y radio-trasmisores y nos hacen un rápido despliegue policial. Una vez entendemos que hablando no se entiende la gente los convidamos a vino tarragonés. Piensan que somos buena gente aunque no se fian del todo. Al fin y al cabo tenemos la frontera a cuatro pasos (veinte minutos a pie) y cuesta poco cruzarla. Finalmente se van recomendándonos encarecidamente que mañana al bajar los visitemos. Encendemos el fuego, calentamos la leche con el poco butano que nos queda y hacemos una tertulia alrededor del fuego: escándalos, sinvergüenzas, gente con nariz, enseñanza, música para poner a la película, tema de la película, idea de proyectarla a los familiares, etc. Fuera del refugio vemos un valle estrellado de lado a lado: el carro, el carrito, la polar y un ligero vientecito. Son poco más de las once cuando nos vamos a dormir.
A las dos se oyen voces. Abren la puerta. Quieren dormir. Son cuatro excursionistas que dicen que quieren ir al Nepal pero resulta que no saben funcionar por nuestro país.
A las seis suena el despertador. Una ligera nube tapa la zona del Cadí. Una luna en cuarto menguante ilumina el firmamento. Nos acabamos de beber la leche. A las seis y media empezamos a andar. En una hora y diez minumos nos presentamos a la Tosseta de la Caülla (2836 m). El Cadí ya se ha despejado y nos aparece majestuoso. En realidad todo el Pirineo nos aparece clarísimo: Posets, Aneto, Maladeta, Besiberris, Peguera, Pica Roja, Pica d’Estats, Monteixo, Pic de la Serrera, Pic d’Ascobes, el cercle dels Pesons, la cresta de Gargantilla, etc. Los valles de Andorra son suaves y verdes. Dejamos las mochilas y nos llegamos siguiendo la cresta hasta el Tossal Bovinar (2835 m). Antes de llegar me cae la máquina de fotografiar. Debajo el estany de Citut con el pico del mismo nombre al lado. Ahora llegamos hasta la otra cumbre del mismo tossal con tanta mala suerte que piso el pie de PK. Está todo despejado menos una especie de niebla que hay por la zona de la Molina. Regresamos atrás por el mismo camino hasta la Tosseta de Caülla. Allá hacemos una limonada completa.
Decidimos hacer toda la cresta que desde el lugar en el que estamos llega hasta el coll de Vista. No tiene ninguna dificultad. Por el lado andorrano bajan largas e inclinadas losas de piedra. El piolet estorba más que ser de alguna utilidad. La recortada cresta con la nieve del cercle de Pessons debajo hacen un buen contraste. Suben coches por la pista de los estanys de la Pera medio congelados pero aquí arriba la paz es inmensa y el viento no es nada frío. Ahora parece que Andorra la Vella y Les Escaldes están más cerca. Estamos en la frontera. Si no fuera por los palos que nos vamos encontrando de vez en cuando no nos acordaríamos que a un lado y a otro tenemos la misma historia y este vínculo no se romperá nunca si no es por el orgullo de los hombres. Bajamos al refugio. Hemos culminado doce cumbres y ahora bajamos hacia nuestra tierra. Hacia los valles oscuros de la tierra baja. Llegamos al refugio a las doce y media. Comemos en Aransà. Cuando pasamos por la collada de Tosses recordamos tempestades pasadas con fortuna y la prudencia que hay que tener si se quiere ir por las montañas y los valles en la aventura diaria de la vida. Pasamos por Vallfogona y antes de las siete llegamos a Banyoles.
© Joan Fort i Olivella y traducido al castellano por Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.001.

2017 - Miquel Pavón