Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: semejante

Después del panching hacemos rafting (tercera parte)

12 de agosto del 2011.
Pensando qué hacer para celebrar mi 50 aniversario propuse a la familia hacer un rafting. Lo que no sé exactamente si fue por la celebración, por pasar el calor de los días veraniegos o el atractivo que tiene esta aventura sin igual el caso es que nos animamos bien pronto un buen grupo. Dicho y hecho. Con los nervios que produce semejante aventura nos vemos enseguida con las manos en la masa. Mejor dicho, con el casco puesto ……
Primero nos aleccionan sobre lo que nos va a costar si perdemos un remo …. 20 euros !!!! y luego nos explican que si uno se cae al agua no hay que gritarte ….. pringuiiii !!!! sino que hay que darle con el remo en todo el cocoroto por haberse caído al agua ….. eso sí ….. sin perder el remo porque nos va a costar la friolera de 20 euros …..
Así que sin perder ojo al remo agarramos el barquito y nos encaminamos al río convencidos que el agua no estará muy fría.
Aqua-morituri os salutant !!!! 😉
Y uno se pregunta ….. ¿por qué hay que remar? Total …. el agua ya te empuja hacia abajo ¿no? seguramente es para tener bien vigilado el remo claro ….. y es que vale una pasta si lo pierdes …..
Pero pronto aprendemos que se rema para dirigir un poco la barca por los rápidos aunque la coordinación no es nuestro fuerte al principio …..
En esta foto demostramos como todos tenemos nuestro remo y no lo hemos perdido …..
Quedamos encallados en un remolino que hacía el agua y le tenemos que dar algo contracorriente para salir del atolladero …..
Pero los que nos vienen detrás van tan embalados que le dan a la roca de la orilla y con un intento a la desesperada para no darse con nosotros hacen un giro brusco para no darse con nosotros ….. tanto es así que están a punto de volcar …..
Pero como quedarse a medias no es plato de buen agrado para nadie decidimos darles un pequeño empujoncito con el remo para que acabaran de volcar …..
Pero claro …. hay un dicho popular que dice ….. cuando veas las barbas del vecino cortar ….. pon las tuyas a remojar …..
Haciendo caso omiso al refranero nos las dábamos de muy seguros y desconfiados …..
Y el cachondeo acabó como tenía que terminar ….. y es que ya se veía que acabaríamos al agua !!!! La mitad de la tripulación se refrescó bien ….. pero que bien …..
Después de unos cuantos rápidos y de no pocas peripecias llegamos exultantes a buen puerto …..
Aunque las bromas no habían terminado ….. porque alguien cayó al agua empujado …. eso sí ….. de buen rollito !!!!! 😉
Al final del recorrido, ya pisando tierra firme, se oye preguntar ….. ¿papá repetimos? ….. y la cara del padre lo dice todo mientras exclamaaaaa ….. eiinnnnn !!!!!!
Remeros: Kike, Guillem, Martí, Nacho, Laura, Marta, Néstor y Miquel J.
Timonel: Juanma de Éseraventura.
Ver artículos relacionados:

Barre des Écrins (4101 m)

“La noche pasó sin nada digno de mención, pero al amanecer tuvimos la ocasión de contemplar un curioso ejemplo de evaporación, que puede observarse con frecuencia en los Alpes. La noche anterior habíamos colgado de un bloque de roca una bolsa de tela que contenía cinco botellas de un vino de Rodier barato. Por la mañana, aunque el corcho había estado colocado durante toda la noche, alrededor de la quinta parte del vino se había evaporado. Era extraño, ni mis amigos ni yo nos lo habíamos bebido, y los guías dijeron que no vieron a nadie tocar la bolsa. Ciertamente, estaba claro que no había otra explicación, para semejante fenómeno que la sequedad del aire. Es importante decir que la sequedad del aire (o la evaporación del vino) siempre es mayor cuando hay una persona extraña en el equipo. La sequedad causada por la presencia de tan sólo un porteador de Chamonix es tan grande que a veces no sólo la quinta parte, sino toda la botella se evapora. Durante un tiempo, tuve dificultades para evitar este fenómeno, pero más tarde descubrí que si usaba la botella como almohada durante la noche la evaporación era nula”.
Edward WHYMPER en “Scrambles Amongst The Alps”.
dot Situación: A unos 50 Km al sureste de Grenoble (Francia) y fácilmente accesible desde Briançon se encuentra el Parc National des Écrins en la región del Dauphiné. Nombre que comúnmente se aplica a toda la zona de los Alpes franceses que están entre el Mont Blanc y Provence. El conjunto montañoso de los Écrins comprende, aparte de la Barre des Écrins que es el punto culminante, otros dos cuatromiles secundarios: el pic Lory (4086 m) y el Dôme de Niege (4015 m).
dot Aproximación: Para acceder al macizo lo habitual es hacerlo por Ailefroide o desde La Bérarde.
dot Puntos de partida:
Ailefroide (1503 m) es un grupo de hoteles en Vaillouise desde donde la carretera de aproximación sale a unos 16 Km de Briançon. Tiene servicio de autobús. Carretera cerrada en invierno.
La Bérarde (1711 m) es un pueblo de montaña a 26 Km al sureste de La Clapier, en el valle de la Romanche, desde el que sale la carretera. Hay servicio de autobús a Grenoble. La carretera está abierta un determinado horario y en invierno queda cerrada. La aproximación oriental a través del Val de Etançons, el Vallon de la Bonne Pierre y el glaciar del mismo nombre es más problemática y se requieren unas cinco horas para alcanzar el Col des Écrins (3367 m).

Barre des Ecrins

dot Fotos: La Barre des Écrins. Arriba fotografiada desde el Glacier Blanc. Abajo es la vista que podremos contemplar subiendo al Pic du Glacier Blanc.

Barre des Ecrins

dot Ruta normal: Cara Norte, arista Oeste. PD+ (II). Inclinación de unos 40 grados. Tiempo unas 6 horas desde el refugio des Écrins. Hay unos 1000 metros de desnivel. Se trata de una travesía glaciar para llegar a la arista este y desde allí es una escalada mixta. Uno de los puntos complicados de la ascensión es cruzar la rimaya. Una vez en la arista al principio hay un par de largos que son los más difíciles y luego se suaviza.
dot Itinerario por el Glacier Blanc (ruta normal): resulta que de la Barre des Écrins he realizado un reportaje fotográfico especial que lo puedes visitar en este artículo: La primera vez que la tercera vez no ha sido “la vencida” . ¿Será la cuarta vez la última vez? ….. La Barre des Écrins (4101 m).
dot Otras rutas:
Arista Noreste. AD (III). Hasta 50 grados de inclinación. Tiempo unas 2 horas y unos 400 metros de desnivel desde la Brèche des Écrins. Es una escalada mixta.
Pilar Sur. MD (V y V+). Tiempo unas 9 horas y unos 1000 metros de desnivel desde el pie de vía. Se trata de una escalada en roca clásica.
dot Refugios: refugio Cézanne (1784 m), refugio des Écrins (3170 m), refugio Temple-Écrins (2410 m) y refugio del Glacier Blanc (2550 m).
dot GPS (WGS84): 32T 289521 4977153.
dot Guía excursionista: Barre des Écrins.
dot Mapa: A6: Écrins, Burg d’Oisans, Briançon. IGN Rando 1/50000.

Ir a comer un bocadillo a Campo

18 de diciembre de 1982.
Todas las salidas a la montaña tienen precedentes. Aunque, muchas de las veces, es en el interior de cada alpinista. Un deseo, una cuenta pendiente, un desafío, … Esta, como no, también lo tiene. Describirlo todo sería necesario remontarse a las completas biografías de un grupo amplio de amigos que se despiden y reencuentran en el tiempo y en el espacio. Muchas veces por una afición común: la montaña. ¡Qué complicado se muestra el destino! ¡Qué fácil puede uno burlarse de él!
Para poner un hito empezaremos en el salón de actos del Centre Excursionista de Catalunya a las ocho de la tarde de un jueves 16 de diciembre de 1.982. El primer día de las vacaciones de Navidad. Estoy viendo una proyección de diapositivas del CADE titulada “Trilogía glacial” y dirijida por el presidente actual del grupo Joan Quintana. A la salida ya había concretado con Robert que nos veríamos para concretar algo. Robert llegará un poco tarde puesto que tenía una conferencia antes.
– “¡Cómo se pasan estos tipos!”, me dijo justo al verme una vez hubo acabado la sesión.
– “¡Hombre! Hay cosas que sí me vería capaz de hacerlas. Pero hay otras en las que no creo que me vean nunca”, le contesté.
Es como un deseo frustrado. Querer y no poder. Un no poder por no saber. Un no saber por no encontrar dónde se aprende de un modo razonable. Y una cadena semejante a la esbozada, en el caso de que tuviera posibilidad de acabar nos llevaría al lugar preciso. Nos indicaría el motivo real de lo que sucede y la forma de solucionarlo al ponerle pies a la cosa.

Ante unos pósters de la expedición catalana al Everest-82 concretamos que el martes 21 le pasaba a recoger por Barcelona a las 7 de la mañana. Plan: ir a dormir ese día al refugi Ventosa i Calvell para que al día siguiente a primera hora pudiésemos intentar la Punta Alta, regresar al refugio, recoger e ir a hacer un vivac a la Pleta del riu Malo. El jueves 23 intentar el Besiberri central y llegar a dormir al refugio vivac. Así, el 24 llegaríamos a cenar a casa.
Esto no acaba aquí. El miércoles ya había quedado con Eduardo para vernos el viernes a la una. Dicho y hecho. Con una sola cerveza por delante ya está concretado el fin de semana. Esa tarde habría que ir a comprar lo imprescindible y al día siguiente a las 5.30 de la mañana, horas antes de que se levanten de la cama los semáforos, nos encontraremos para salir. El plan es de locos. Estamos locos. Hay que comprar en Lleida a primera hora una cuerda. Al mediodía deberíamos estar en Benasque para poder intentar al día siguiente el couloir Arlaud al Posets. Ahora que lo escribo tiemblo de miedo. Bueno, me voy a comprar un par de clavijas para el hielo. Hasta luego.
El plan se fue al traste con una nevada que no nos permitió llegar a Benasque a pesar de intentarlo por dos veces en el mismo día. Nos tuvimos que conformar con comernos un bocadillo en el pueblo de Campo mientras la benemérita está plantada en medio de la Nacional impidiendo el paso a todo coche que no lleve las cadenas puestas …
© Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.002.

Conquista invernal del Pico del Moro Almanzor (2598 m)

ESTA CRÓNICA RELATA COMO UNA BOTA DE VINO CONSIGUE QUE BAJEN DEL PICO DEL MORO ALMANZOR UNOS ALPINISTAS POR SU PROPIO PIE. DE NO SER ASÍ, HUBIESE HECHO FALTA UN HELICÓPTERO PARA SACARLOS DE LA CUMBRE.
Es viernes, 30 de enero de 1.981. Miguel como todas las noches llega tarde. Ya ha tenido sus clases en la escuela y junto con los demás compañeros se disponen a cenar. Esta vez Juanjo también nos acompaña. La conversación se encamina alrededor del alpinismo: momentos inolvidables, técnicas del deporte, grandes expediciones, …. Hemos acabado de cenar. Siguiendo un poco más la conversación llega el momento que Juanjo propone a Miguel: “… ¿te animarías a organizar una excursión a Gredos para este fin de semana?” Tras un breve silencio se oye por parte de Miguel: “sí, por supuesto, vamos a ello”. No pasaron dos minutos y ya estaban llamando los dos por teléfono a sus respectivos amigos. A media noche ya estaban casi todas las gestiones hechas, saldríamos cinco: José Luis, Juanjo, Juan, Narcís y Miguel. Es muy tarde ya, dejaremos algunas gestiones para el día siguiente.
Como Juanjo tiene un examen se encargará Miguel de organizar el resto de la excursión. Se piden las comidas para la hora de comer, quedamos en salir a la una de Madrid y se pasará a recoger a cada uno en su propia casa, se hace una lista de material que hace falta conseguir, repasar las tiendas de campaña, …
Alrededor de las doce una llamada a Miguel nos da una mala notícia. El coche que se iba a usar para la excursión está estropeado. Miguel se pone de nuevo a mover el tema y al llegar Juanjo remata la jugada. Pepo nos deja un MG de exportación inglés. Todo resuelto.
Llega la hora de salir, ¿dónde está el coche?, se lo han llevado un momento para ir a recoger una “parrilla” para freir la carne a la brasa. Al alargarse el maldito momento, Miguel llama a todos los componentes y les dice que aprovechen para comer y así ganamos algo de tiempo.
El coche llega pasadas las dos y media. Lo paramos antes de entrar en el garaje y al instante ya salíamos a buscar a los demás. Salimos por la autopista de El Escorial pasadas las tres. En Hoyos paramos para tomarnos unas cañas y llenar la bota de vino. En la plataforma estuvimos el tiempo justo para prepararlo todo y empezamos a andar. Miguel animaba a los demás diciéndoles: “hay que haber franqueado Los Barrerones antes de que anochezca, de no ser así podemos tener problemas”. Llevábamos retraso a pesar de haber recuperado un poco de tiempo en la carretera.
Se hizo de noche, como es usual, empiezan a ser útiles las linternas. Nos encontramos un poco antes de Los Barrerones, todo parece marchar bien. José Luis saca un foco que facilitó la marcha. A pesar de todo nos confundimos un poco al bajar a La Laguna pero la intuición de Miguel consiguió dar de nuevo con el camino. Llegamos al lago y empezamos a buscar el refugio, todos éramos conscientes de que lo teníamos allí mismo pero no había forma de encontrarlo. Al fin se encendieron unas luces desde el refugio, el guarda había visto el foco y nos hizo señales para que pudiéramos llegar.
Después de pedir dormir en la parte libre del refugio el guarda nos dijo que no era posible usarla y debíamos dormir, por lo tanto, al raso. Ante la coyuntura propuesta de “picarnos” un vivac con poco equipo para ello, y de mala gana, optamos por pagar las tasas correspondientes y dormir en el refugio convencidos por el frío reinante. Como sea que no dimos nuestro brazo a torcer fácilmente nos fuimos a dormir muy tarde.
La salida de la excursión fue un poco más tarde de lo previsto dada la hora que era cuando nos fuimos a dormir. Nos levantamos, desayunamos y empezamos a andar al mismo tiempo que empezaba a salir el Sol. Habíamos sido de nuevo los últimos en acostarnos y los primeros en levantarnos y salir de excursión. Estaba la nieve muy dura. Hacía frío. Recorríamos un valle que nunca le da el Sol. Llegamos al cruce de valles. Miguel propone ir a La Galana al verse el valle mucho más practicable pero al querer ir todos los demás al Almanzor se cambia el plan sobre la marcha. Iremos al Almanzor.
Se forman dos grupos, en cabeza: Narcís, Juan y José Luis; detrás: Juanjo y Miguel. Llegamos al río, está helado. Miguel resbala aunque el equilibrio y los reflejos consiguen que no se caiga si consiguen asustar a Juanjo. Me explica que en la excursión anterior tuvo la desgracia de ver la caída de un amigo que estuvo a punto de tener fatales consecuencias. Juanjo no estaba todavía recuperado del trance. Miguel que conocía su situación le estuvo animando para que no diera importancia a lo sucedido. Cruzamos el río con algunas dificultades y nos dirijimos a la Collada del Crampón.
Miguel esperaba no encontrar ya más dificultades con el hielo puesto que no teníamos apenas material para trabajarlo. La subida era por un canchal de piedras. Paramos para desayunar un poco y reanimarnos un poco de los momentos que habíamos pasado al cruzar la cascada helada.
Iniciamos la marcha hacia el collado. Narcís va en cabeza con el piolet. Juanjo lleva la bota de vino. Miguel lleva la mochila con el material de abrigo de todos.
Ya está el collado allí arriba, hay un pequeño nevero entre piedras altas y lisas. Hay que ir por la nieve. Narcís, que va delante talla sobre el hielo unos escalones y se sitúa en el collado a esperar los demás. Era un pequeño paso, tenía mucha pendiente, pero es puro hielo. Como no disponíamos de material los demás subimos como los gatos: a cuatro patas y procurando no parar al subir ya que irremediablemente empezabas a deslizarte hacia el vacío. Por algo lo llaman Collada del Crampón, ¿no?
Creo que es obvio el estado de ánimo en el que nos encontrábamos. Teníamos que subir al Almanzor y lo que es peor, teníamos que regrasar por el otro lado impepinablemente. Teníamos detrás la casacada helada y el nevero del collado que hacían imposible el regreso por dónde habíamos subido sin que ocurriera nada.
Los fallos de la excursión estaban: en primer lugar, con el material que disponíamos (un piolet, tres pares de crampones y ninguna cuerda) no se podía subir al Almanzor con un grupo de cinco personas y, en segundo lugar, que en los momentos clave de la excursión (cascada y collado) el haberse fraccionado el grupo de tal forma que el que hacía las veces de guía no pudo ordenar un abandono honroso.
Así fueron las cosas; nos encontramos a pocos metros de la cima descansando y sin saber por dónde bajaremos. Miguel sube hasta la cima para ver mejor desde allí una vía de descenso. Aunque le tapa un picacho decide regresar realizando toda la cresta hasta La Galana si fuera necesario, al menos es un itinerario en roca por mucha dificultad que tenga, y una vez allí bajar por el valle que había visto en la subida con unas condiciones inmejorables.
Bajó de nuevo dónde estaban los demás mira atentamente las caras del grupo. El comentario fatídico no se hace esperar a la vez que se exclama con una rotundidad aplastante. Miguel, tú ¡haz lo que quieras! Nosotros nos quedamos aquí. No queremos bajar. Miguel les contestó: “si tuviéramos una cuerda o suficiente material regresaríamos por dónde hemos subido que es lo que hay que hacer siempre pero como no lo tenemos tendremos que hacer toda la arista en dirección a La Galana y una vez allí podremos regresar al refugio por el valle ya que no hay nieve en esa zona”. Como con estas palabras veía que lo único que conseguía era desanimar, prosiguió la arenga desviando el tema de la conversación: “… de todas formas, un buen trago de vino no me lo quita nadie”. Después de beber Miguel le siguieron los demás una ronda tras otra, ya sea por vicio o desesperación, se produjeron unos efectos milagrosos que animaron al personal a seguir. Juanjo, unos meses más tarde me comentó: “ten la más completa y absoluta seguridad que en aquellos momentos tuviste de mi parte una plena confianza, lo que decías era para mí lo mejor que podía y debía hacer; ahora bien, no por ello dejaba de ser para mí un completo absurdo y una locura sin lógica ninguna. Me encontraba en una situación en que me sentía totalmente inútil y abandonado y ya me daba lo mismo todo”.
La cresta era difícil, por no decir muy difícil y peor aún con un poco más de alcohol en la sangre de la cuenta, transcurre sorteando todos y cada uno de los picachos y agujas, había que hacer muchos pasos gimnásticos y poner las manos arriba y superar los obstáculos a fuerza de brazos; por suerte no había nieve que hiciera más difícil la marcha. Todas las indicaciones de Miguel eran acatadas al momento. Nos íbamos alejando poco a poco del Almanzor la cual cosa infundía ánimos al grupo.
¡Un momento! Se complican las cosas. Hay unos neveros empinadísimos que cortan el camino. JOD…!!! Miguel se pone serio. ¡ALTO todos parados! y prohíbe terminantemente que se crucen hay un abismo a cada lado alucinante y sólo nos falta que no sean muy sólidos, ya encontraremos otro camino. Dice a Narcís que suba un momento al filo de la cresta y que explore la posibilidad de bajar al refugio ya sea destrepando o dando un rodeo por ese lado. El Venteadero está justo detrás de las pendientes de nieve. Lo hubiéramos conseguido y no ha sido posible por muy poco. La espera se hace interminable y para colmo vas cogiendo frío. Al rato se oye a Narcís. Dice que se puede pasar. Hay que ir con cuidado ya que la piedra se desmenuza y está el terreno muy roto. Allí abajo habrá que cruzar una nieve pero se ve totalmente lisa. Hay que probarlo. En realidad es nuestra única posibilidad de salida.
Pasamos uno a uno para evitar catástrofes debido a algún inevitable desprendimiento de piedras y después de una fabulosa intervención de los pares de crampones nos encontramos en el Venteadero. Llegar al refugio fue fácil, ya pasó el peligro. Paramos para comer. Llegamos los últimos al refugio como también casi siempre. El guarda estaba ya impaciente. El colmo es que tenemos que discutir con él de nuevo ya que nos pretende cobrar un día más de estancia. Oscurece, nos dimos prisa para alcanzar a un grupo de chavales que son socorristas de la zona. Ellos conocerán la zona y así evitamos perder más tiempo. El regreso hasta el coche no tuvo más alicientes. Cruzamos el lago por encima y tuvimos que procurar en todo instante el pisar nieve puesto que en ese caso tienes la probabilidad de tu parte de no acabar en el suelo. Al final del día bajando de Los Barrerones a mí me parecía que me sería posible competir con los canguros australianos puesto que el saltar de piedra en piedra era ya un tema dominado.
Llegamos de noche a la plataforma. Tomamos rumbo a Madrid. Paramos en Hoyos, Ávila y para poner gasolina. En el camino nos pusimos a discutir cosas que en otras circunstancias no tendrían sentido. Algunos de los puntos que se trataron fueron: las dificultades que habíamos pasado y las que superamos fueron gracias a que en todo momento se trabajó en equipo y todos estuvieron pendientes de los demás despreocupándose de sí mismos; hacer caso al guía cuando no estaban muy claras las razones evitó una catástrofe; en toda excursión debe haber un guía que de alguna forma es el responsable de lo que ocurra en esa salida; y bla, bla, bla, bla, bla ….
Llegamos a Madrid. Acalorados aunque no por ello dejamos a un lado la amistad entre nosotros. Al lado de la Facultad de Biológicas nos quedamos sin gasolina, habíamos dejado a José Luis en su casa y pretendíamos llegar por la Avenida de la Moncloa a los colegios mayores para dejar a Juan y a Narcís. Taxi, lata, gasolinera, muy poco dinero, prisas, … Al fin, cansados, llegamos al colegio mayor de nuevo. ¡Habíamos derrotado al Almanzor en invierno en justa lid! “Que nos quiten lo bailao”, diría un muy buen amigo montañero en una situación semejante.
© Miquel J. Pavón i Besalú. Año 2.001.

2017 - Miquel Pavón