Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: lujo

La felicidad no es ningún lujo

El libro es una mezcla de lo que piensa el Dalai Lama sobre diferentes cuestiones con las reflexiones personales y científicas de Howard C. Cutler sobre las mismas. Cuando Cutler empezó a trabajar el libro estaba empapado de determinadas creencias derivadas de su trasfondo científico y occidental, como por ejemplo, que la felicidad fuese un misterio y que lo máximo a que podemos aspirar es a evitar la desgracia. El Dalai Lama le convenció que la felicidad no es ningún lujo sino el propósito mismo de nuestras existencias. Le indicó, además, que hay un camino concreto que nos lleva a la felicidad. Primero tenemos que identificar los factores que invariablemente nos conducen al sufrimiento y aquellos que nos conducen a la felicidad. Luego, tenemos que empezar a eliminar los factores que causan sufrimiento y a cultivar aquellos que traen felicidad. El punto más sorprendente a propósito de la felicidad es que su logro es científico y exige disciplina.
dot La felicidad tiene varios niveles. Según el Budismo hay cuatro factores: la riqueza, la satisfacción mundana, la espiritualidad y la iluminación que crean la totalidad de la búsqueda individual de la felicidad. Una buena salud y un círculo de amigos íntimos son también factores importantes pero la puerta a todas ellas está en nuestro estado mental.
dot Una vía directa a la felicidad es cultivar el afecto y la conexión con otros seres humanos. Busca siempre lo que tienes en común con los demás y nunca te sentirás solo.
dot Aunque parezcan muy poderosas las emociones y los estados mentales negativos no tienen fundamento en la realidad. Todas las emociones si se practican regularmente aumentan de tamaño. Se sugiere que cultivemos de continuo lo positivo. Todas las buenas costumbres empiezan siendo pequeñas pero los beneficios finales que producen son muy grandes.
dot Un estado mental positivo no solamente es bueno para tí sino que beneficia a todos aquellos que entran en contacto contigo y así cambia literalmente el mundo.
dot Actuar de forma sana en lugar de hacerlo de forma insana no es una cuestión religiosa o moral sino que representa la diferencia concreta entre la felicidad y la infelicidad.
dot No confundas la felicidad con el placer.
dot La felicidad es algo que se desarrolla a lo largo del tiempo.
dot Con el tiempo tienes que intentar eliminar las emociones negativas especialmente la ira y el odio y sustituirlas por la tolerancia y la paciencia.
dot Sugiere que la naturaleza fundamental del ser humano es amable.
dot La compasión es útil. Solamente si vemos y sentimos desde el punto de vista de los demás seremos realmente capaces de establecer vínculos profundos con ellos.
dot Nunca estar solo. El antídoto a la soledad consiste en estar preparados a conectarnos con cualquiera.
dot Distingue entre el amor basado en el apego y el amor basado en la compasión.
dot Si no logras cultivar la compasión, que es la habilidad de sentir el sufrimiento de los demás, perderás el sentimiento de pertenencia a la raza humana que es una fuente constante de calor y de inspiración.
Dalai LAMA y Howard C. CUTLER en “El arte de la felicidad”.

 

la ayuda que proporciona la autoayuda te puede ayudar

 

Las esperanzas pequeñas traen gratas sorpresas

Proust se interesaba por el buen aprovechamiento del dolor en lugar de tratar de convertir nuestras vidas en una suma de aspiraciones realizadas, más nos vale buscar maneras de ser productivamente infelices. Parece que el dolor siempre nos sorprenda cuando tal vez no debiera. Muchos de los personajes de la obra de Proust son enfermos que no saben sufrir y que usan mecanismos de defensa para no enfrentarse a sus problemas lo que les convierte en personas insufribles. El arte de vivir no significa llevar un estilo de vida fabuloso sino que consiste en encontrarle valor y el sentido de nuestra vida a pesar de las circunstancias y no a través de ellas.
Según Proust, para mantener una amistad y disfrutar de su personalidad al máximo había que dejar hablar a las amistades. A Proust se le quería por saber escuchar tan bien. También pensaba que las amistades debían ser alegres y no intelectuales ya que la conversación era la ocasión de divertir a la otra persona y hacerla sentir especial. Proust indica que no hay que esperar tanto de nuestros amigos y que, en general, no es bueno depender de los demás para ser felices.
En cierto modo, la obra de Proust investiga cómo vivir plenamente el momento presente y todos los pequeños detalles de la vida. Él deseaba hacernos notar el lujo que representa el tiempo y que nos deleitáramos con él. Su famoso estilo refleja esta obsesión.
Alain de BOTTON en “Cómo cambiar tu vida con Proust”.

 

la ayuda que proporciona la autoayuda te puede ayudar

 

2017 - Miquel Pavón