La jerarquía de las necesidades de Maslow es un concepto famoso en psicología. Organizó las necesidades humanas en tres grandes niveles: el fisiológico (aire, comida y agua), el psicológico (seguridad, amor y autoestima) y, finalmente, la autoactualización. Su gran intuición fue que las necesidades más elevadas formaban parte de la naturaleza tanto como las elementales por ser también instintivas y biológicas. Cuando las necesidades corporales básicas están cubiertas y cuando se ha alcanzado un estado que nos sentimos queridos, respetados y disfrutamos de un sentimiento de pertenencia, también a nivel de identidad filosófica o religiosa, entonces es cuando buscamos la autoactualización. Las personas autoactualizadas han logrado el pleno uso y disfrute de sus talentos, de sus capacidades y de sus potencialidades. Estas son las personas que han tenido éxito interior, más allá de sus logros exteriores, no son perfectos en absoluto, pero tampoco tienen defectos graves.
Maslow llegó a identificar 19 características de las personas autoactualizadas:
dot Una clara percepción de la realidad.
dot Aceptación de ellos mismos y de las cosas tal y como están.
dot Espontaneidad.
dot Estar concentrados en los problemas.
dot Búsqueda de la soledad.
dot Autonomía.
dot Picos de experiencias místicas.
dot Afecto hacia los seres humanos.
dot Humildad y respeto.
dot Ética basada en nociones claras, aunque no convencionales, de lo que es bueno y lo que es malo.
dot Sentido del humor.
dot Creatividad.
dot Resistencia a ser culturalizado.
dot Imperfecciones.
dot Valores basados en una visión positiva del mundo.
Otra diferencia sutil caracteriza a estas personas. La mayoría de nosotros ve la vida como una lucha para alcanzar esto o aquello ya se trate de cosas materiales, de tener una familia o de tener una buena carrera. Los autoactualizados, en cambio, no luchan para desarrollarse. Son ambiciosos solamente en el sentido de que son capaces de expresarse más plena y cabalmente ya que disfrutan de lo que están haciendo. Otro punto general es su profunda libertad mental. A pesar de las circunstancias en las que se encuentren, y en contra de las presiones que les rodean, los autoactualizados son ejemplos vivientes del libre albedrío que es la característica más esencialmente humana.
Maslow hizo una observación muy interesante: aunque los autoactualizados comparten sus rasgos mencionados arriba y se pueden considerar como un grupo, sin embargo, son mucho más individualizados que cualquier otro grupo humano jamás estudiado. Esta es la paradoja del autoactualizado: cuantos más rasgos del listado tiene una persona tanto más probable resulta que sea única.
Abraham MASLOW en “Motivación y personalidad”.

 

la ayuda que proporciona la autoayuda te puede ayudar

 


Related Articles: