12 de agosto del 2011.
Pensando qué hacer para celebrar mi 50 aniversario propuse a la familia hacer un rafting. Lo que no sé exactamente si fue por la celebración, por pasar el calor de los días veraniegos o el atractivo que tiene esta aventura sin igual el caso es que nos animamos bien pronto un buen grupo. Dicho y hecho. Con los nervios que produce semejante aventura nos vemos enseguida con las manos en la masa. Mejor dicho, con el casco puesto ……
Primero nos aleccionan sobre lo que nos va a costar si perdemos un remo …. 20 euros !!!! y luego nos explican que si uno se cae al agua no hay que gritarte ….. pringuiiii !!!! sino que hay que darle con el remo en todo el cocoroto por haberse caído al agua ….. eso sí ….. sin perder el remo porque nos va a costar la friolera de 20 euros …..
Así que sin perder ojo al remo agarramos el barquito y nos encaminamos al río convencidos que el agua no estará muy fría.
Aqua-morituri os salutant !!!! 😉
Y uno se pregunta ….. ¿por qué hay que remar? Total …. el agua ya te empuja hacia abajo ¿no? seguramente es para tener bien vigilado el remo claro ….. y es que vale una pasta si lo pierdes …..
Pero pronto aprendemos que se rema para dirigir un poco la barca por los rápidos aunque la coordinación no es nuestro fuerte al principio …..
En esta foto demostramos como todos tenemos nuestro remo y no lo hemos perdido …..
Quedamos encallados en un remolino que hacía el agua y le tenemos que dar algo contracorriente para salir del atolladero …..
Pero los que nos vienen detrás van tan embalados que le dan a la roca de la orilla y con un intento a la desesperada para no darse con nosotros hacen un giro brusco para no darse con nosotros ….. tanto es así que están a punto de volcar …..
Pero como quedarse a medias no es plato de buen agrado para nadie decidimos darles un pequeño empujoncito con el remo para que acabaran de volcar …..
Pero claro …. hay un dicho popular que dice ….. cuando veas las barbas del vecino cortar ….. pon las tuyas a remojar …..
Haciendo caso omiso al refranero nos las dábamos de muy seguros y desconfiados …..
Y el cachondeo acabó como tenía que terminar ….. y es que ya se veía que acabaríamos al agua !!!! La mitad de la tripulación se refrescó bien ….. pero que bien …..
Después de unos cuantos rápidos y de no pocas peripecias llegamos exultantes a buen puerto …..
Aunque las bromas no habían terminado ….. porque alguien cayó al agua empujado …. eso sí ….. de buen rollito !!!!! 😉
Al final del recorrido, ya pisando tierra firme, se oye preguntar ….. ¿papá repetimos? ….. y la cara del padre lo dice todo mientras exclamaaaaa ….. eiinnnnn !!!!!!
Remeros: Kike, Guillem, Martí, Nacho, Laura, Marta, Néstor y Miquel J.
Timonel: Juanma de Éseraventura.
Ver artículos relacionados:


Related Articles: