Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: Gémenes

Macizo de Besiberri

dot Situación del macizo de Besiberri: Está en el Pirineo y en la comarca de la Alta Ribagorça de Catalunya (España). Pertenece a los municipios de la Vall de Boí y de Vilaller. El grupo de montañas forman la cabecera de la Noguera Ribagorzana y la Noguera de Tor. Son la zona oeste del parc nacional de Sant Maurici i Aigüestortes.
dot Principales cumbres del macizo:
Los picos de más de 3000 metros del macizo son: Besiberri Nord (3008 m), Besiberri Sud (3034 m), Coma lo Forno (3029 m) y Punta Alta de Comalespada (3015 m). El Besiberri Central (2995 m) y la punta Célestin Passet (2998 m) habían sido considerados durante mucho tiempo cumbres de más de 3000 metros pero recientes mediciones hacen que ahora no superen la codiciada cota.
En el circo hay también algunas cumbres interesantes que tienen su interés alpinístico fuera de toda duda. Entre ellas destacaría el Montardo d’Arán (2830 m) que es, además, la cumbre más alta de la Vall d’Arán. Y una zona clásica para la escalada es el grupo de los Tumeneia en los que destacan el Pa de Sucre (2863 m) y el característico Mussol (2832 m) o agulla de la Tempesta.
dot Aproximación al macizo: El acceso por el norte es por la población de Artíes situada en la Vall d’Arán. El acceso por el sur y por el este es por la Vall de Boí subiendo por la presa de Cavallers o por Gèmenes. La entrada por el oeste es por la vall de Besiberri que empieza cerca de la boca sud del túnel de Vielha.
dot Primeras ascensiones: Todas las cumbres de la zona se subieron por primera vez a finales del siglo XIX.
Besiberri Nord: En 1899 por Nils de Barck, Marcel i Henri Spont i J.M.Sansuc.
Besiberri Sud: En 1886 por Packe i Dashwood.
Coma lo Forno: En 1882 por Henry Brulle, Jean Bazillac i Célestin Passet.
Punta Alta de Comalespada: En 1880 por Schrader i H. Passet.
dot Posibilidades turísticas de la zona:
– En la zona sur del macizo el acceso se hace por el valle de Boí que es, sin lugar a dudas, donde está uno de los mejores conjuntos románicos mejor conservados del mundo declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Destacan las iglesias de: Sant Climent y Santa Maria de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia d’Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, la Nativitat y Sant Quirc de Durro, Santa Maria de Cardet y l’Assumpció de Cóll.
– En Artíes, población de la Vall d’Arán, tiene interés visitar en su casco urbano la Torre del Castillo, la casa Ço de Pauet, la casa de Portolà, la iglesia parroquial y, ya en la carretera, la iglesia de Sant Joan que es una sede de Eth Musèu dera Val d’Aran.
– Para los más niños y en la entrada al valle hay el interesante centro de fauna situado en el Pont de Suert.
dot Excursiones familiares recomendadas:
– Es una zona que está repleta de zonas lacustres de alto interés. Cada valle tiene la posibilidad de llegar a muchos lagos después de dos o tres horas de ascensión. En Valartíes están los espectaculares estany Tort y estany de Mar. El conjunto lacustre de Tumeneia está muy cerca del refugi Joan Ventosa Calvell.
– También son muy interesantes los caminos tradicionales que unen las diferentes poblaciones de los valles que se han recuperado y señalizado para realizar bonitos paseos. Los más recomendados en la vall de Boí son de: Pont de Saraís a Cóll, Pont de Saraís a Barruera, Barruera a Cardet, Barruera a Durro, Barruera a Saraís, Barruera a Boí y Barruera a Erill la Vall. Los más recomendados en la zona de Artíes son de: Artíes a Gessa y de Artíes a Garós.

 

macizo del Besiberri

Besiberri Sud (3034 m)

dot Situación: Es una montaña de más de tresmil metros situada en el Pirineo catalán (España). El macizo de los Besiberris está en la zona alta de la Noguera Ribagorçana y la Noguera de Tor que forma el valle de Boí.
dot Acceso: Para ir desde el norte o el oeste se remonta el valle de Besiberri que arranca en la boca sur del túnel de Viella. Para ir desde el norte o el este se remonta el valle del riu Malo que arranca en la presa de Cavallers (1723 m) que está cercana a la población de Caldes de Boí. Una última opción, es ir por el sur remontando el valle de Gémenes que tiene un buen montón de ibons y en este caso se sale desde Caldes de Boí.
dot Ruta normal:
Vertiente oeste (vall de Besiberri). F (I+). La subida es de unos 1468 metros de desnivel. No tiene unas dificultades técnicas especiales aunque la subida y bajada del collado tiene unos metros que conviene prestar algo de atención. Saliendo del refugio de Besiberri el camino parte siguiendo la ladera natural de la montaña y va siguiendo el valle a media pendiente siempre por su lado izquierdo y no perdiendo nunca el desnivel conseguido. El tramo final de la ascensión a la colladeta d’Estanys es la que presenta la dificultad más importante del recorrido aunque los hay que no le temen al peligro y son capaces de bajarlo incluso sin crampones ni cuerda … Eso sí se le ve como la sudoración hace acto de presencia … Una vez se llega a la colladeta d’Estanys, si se va “sobrado” y para hacer tiempo mientras el resto del grupo más rezagado llega, se puede subir paseando al Pic d’Avellaners en unos diez o quince minutos. El Besiberri Sud no tiene problemas y en una media hora se llega fácilmente a su cumbre por lo que podremos exclamar … ¡Fiesta!. El Coma Lo Forno también tiene acceso desde la colladeta haciendo todo un flanqueo al Besiberri Sud por la vertiente de Gèmenes y se puede llegar a la cumbre en una hora y media aproximadamente, eso sí, en invierno hay que cruzar unas pendientes que pueden ocasionar fácilmente aludes de placa por lo que es recomendable llevar alguna que otra estaca para asegurar el flanqueo. Tal y como comenta el “sherpa” la cresta de los Besiberris vista desde el Sur se ve francamente realizable …
Si buscas más información también tengo escrita una crónica sobre la ascensión al Besiberri Sud por el valle de Besiberri [ver crónica].
dot Otras rutas:
Vertiente sur (vall de Gémenes). F (I+). Es una excursión larga. Hay unas 6 horas para unos 1600 metros de desnivel desde Caldes de Boí. No tiene dificultades técnicas.
Vertiente este (vall del riu Malo). F (I+). Es una excursión larga gracias a los simpáticos gestores del parque nacional de Sant Maurici i Aigües Tortes que no dejan subir hasta lo alto de la presa de Cavallers (1723 m) y hay que hacer una cuestecita a su salud. Hay unas 6 horas para unos 1500 metros de desnivel desde el aparcamiento situado al pie de la presa. No tiene dificultades técnicas.
Cresta de los Besiberris. AD (III). Ver ficha del Besiberri Nord.
dot Refugios: refugi de Besiberri (2200 m).
dot GPS (RE50): 31T 321724 4718199.
dot GPS (WGS84): 31T 321635 4717998.
dot Datos GPS de la ruta normal por el vall de Besiberri (RE50):
Aparcamiento El Santet 31T 317440 4719883 1566
Puente sobre el Barranc de Besiberri 31T 318253 4719390 1720
Ruinas del refugi Pere Borès 31T 318545 4719375 2004
Refugi – vivac de Besiberri 31T 320494 4719341 2245
Colladeta d’Estanys 31T 321533 4718257 2902
Besiberri Sud 31T 321724 4718199 3034
dot Guía excursionista: Macizo del Besiberri.
dot Mapas: Tuc de Mulleres-Besiberri editorial Alpina 1/25000 y Pica d’Estats-Aneto IGN Rando 1/50000.

 

macizo del Besiberri

Besiberri Nord (3022 m)

La imponente cresta de los Besiberris vistos desde riu Malodot Situación: Es una montaña de más de tresmil metros situada en el Pirineo catalán (España). El macizo de los Besiberris está en la zona alta de la Noguera Ribagorçana y la Noguera de Tor que forma el valle de Boí.
dot Acceso: Para ir desde el norte es por la población de Artíes de la vall d’Aran y hacer noche en el refugio de la Restanca. Por el este es por el valle del riu Malo partiendo de la presa de Cavallers (1723 m) que está cerca de Caldes de Boí. Y una última opción, es ir por el oeste remontando el valle de Besiberri que sale de la boca sur del túnel de Viella.
Los Besiberris vistos desde las ruinas del refugio Pere Borèsdot Ruta normal:
Vertiente este (valle del riu Malo). AD (III). En principio con el coche se puede llegar hasta la misma presa de Cavallers pero los gestores del Parque Nacional de Sant Maurici i Aigües Tortes han decidido que no sea así. Por lo tanto, según sea la época del año puede haber una aproximación extra desde la barrera del parque hasta la parte superior de la presa más o menos larga. Desde Cavallers se bordea por un camino el pantano hasta llegar a su final. Superando unas pequeñas pendientes pronto se llega a la Pleta del riu Malo. Aquí, junto a unos puentes de madera, hay el cruce que va al refugio Ventosa i Calvell o hacia los Besiberris. En la Pleta hay sitio para vivaquear (independientemente de si el parque lo permite o no) sobre la hierba aunque hay pocos sitios buenos. Saliendo de la Pleta el camino se endereza rápido. Se cruza una cascada de agua y algo más tarde el mismo río para poder llegar al estanyet de Besiberri. Prácticamente, se podría decir que en este punto se encuentra seguro la última agua del recorrido. Para llegar al collado se puede subir directamente por unas pendientes rocosas aprovechando las diferentes canales herbosas siendo mucho más fácil para aquellos que sean especialistas en adherencias. Antes uno se encaminaba, normalmente, hacia el refugio metálico de la brecha Peyta pero ahora no existe. Eso sí se suele ver en la brecha gente alucinando y buscando el preciado cobijo con pocos resultados positivos. Las marcas dirigen hacia el antiguo emplazamiento. La subida directa hacia el collado del Besiberri Nord no está muy bien marcada. Una vez en el collado superior estaremos justo al pie de la pared. Los hay que se encuerdan en este punto y los hay que no. La verdad es que la cosa se pone aérea, la dificultad aumenta y los no escaladores acaban optando, tarde o temprano, por una retirada honrosa. Y es que este pico es serio. Recorrer los últimos metros se puede hacer por diferentes sitios. El itinerario considerado como normal empieza por una canal dificililla y que necesita fuerza de brazos para superarla. Hay que ir por esta canal hasta llegar justo al filo de la aérea cresta. Creo que la opción del diedro es tirando a más difícil que ir por el lado aéreo de la derecha. Una vez en este punto hay que realizar una travesía hacia la izquierda para ir a buscar otra canal que suele estar helada. Superando la canal en cuestión nos encontraremos con una pared que se supera aéreamente por la izquierda. Si llegamos arriba de la pared deberemos dirigirnos de nuevo a la derecha, después de otra travesía a la izquierda, para encajar un par de canales más que nos conducirán a la cumbre. La última de las canales es quizás la más difícil del recorrido igualando en dificultad a la primera de todas. Lo más seguro es que esta descripción no te sirva casi de nada y lo mejor es que una vez allí sigas las fitas. Cuenta que para subir y bajar este tramo, si vas encordado y con reuniones, puedes llegar a tardar de dos a tres horas para subir y otro tanto para bajar. Si para bajar lo ves francamente mal lo mejor es que te dejes de historias y tires de rapel. Yo el destrepe lo ví mucho más complicado y difícil que la subida. En fin, ¡suerte!. ¡Ah! Se me olvidaba … esta segunda vez que lo subo hice uno de los vivacs más bonitos de mi vida en la misma cumbre ….. aaaaa …. y lo afirmo fehacientemente por si se me desea multar …. En realidad en el vivac sólo caben dos personas. Pero comentábamos que si hubieran llegado dos excursionistas (femeninas) más para ellas seguro que hubiera habido sitio de sobra (jejeje).
Desde la presa de Cavallers hay unos 1200 metros de desnivel que se pueden hacer en unas 5 horas.
Si te interesa saber más sobre esta ruta tengo una crónica que relata esta excursión hecha unos años antes  [ver crónica].
Refugio vivac de Besiberridot Otras rutas:
Vertiente norte (por Estany de Mar). AD (III). Hay unas 4 horas y unos 1000 metros de desnivel desde el refugio de La Restanca. La ruta va a subir hasta la brecha Peyta para luego continuar la misma cresta que la ruta normal.
Cara oeste (vall de Besiberri). AD (III). Son unas 4 horas para unos 800 metros de desnivel. Es una pared de roca.
Cresta norte (canal de Rius). AD (III). Son unas 5 horas para unos 1000 metros de desnivel desde el refugio de La Restanca o el refugio de Besiberri.
Cresta de los Besiberris (Besiberri Nord al Besiberri Sud). AD (III). Es una cresta de un kilómetro aérea y muy bonita de hacer. Considerada una de las mejores del Pirineo. Son unas tres o cuatro horas. Terreno mixto. Ver: Besiberri Central (2995 m).
Vertiente noroeste (estany Tort de Rius). [ver epístola].
La cresta de los Besiberris vista desde el Besiberri Sud
dot Refugiosrefugi de Besiberri (2200 m), refugi Joan Ventosa i Calvell (2220 m) y refugio de La Restanca (2032 m).
dot GPS (RE50): 31T 321783 4719494.
dot GPS (WGS84): 31T 321692 4719274.
dot Datos GPS de la ruta normal por el vall del riu Malo (RE50):
Presa de Cavallers 31T 324196 4717090 1787
Pleta del riu Malo – cruce al refugio Ventosa i Calvell 31T 324366 4718792 1870
camino por el valle del riu Malo 31T 323411 4719030 2228
cruce del riu Malo I 31T 323142 4719092 2312
Estanyet de Riu Malo 31T 322768 4719277 2501
cruce del riu Malo II 31T 322425 4719204 2622
coll del Besiberri Nord 31T 321915 4719500 2940
Besiberri Nord 31T 321783 4719494 3022
dot Guía excursionista: Macizo del Besiberri.
dot MapasTuc de Mulleres-Besiberri editorial Alpina 1/25000 y Pica d’Estats-Aneto IGN Rando 1/50000.
dot Ver también la información del Besiberri Sud y Besiberri Central.

 

macizo del Besiberri

 

La gloria sube por los caminos angostos (Ovidio)

Excursión realizada el día 23 de febrero de 1981.
Tal y como estaba previsto, decidido delante de una cerveza, a finales de enero teníamos que ir al Coma Lo Forno en un fin de semana que reunía todas las condiciones por una bofetada. Pero por motivos ajenos a nuestra voluntad se aplazó al domingo siguiente que era el último del mes de febrero.
Nos auguran resbalones a go-go. Dejamos las direcciones y teléfonos en nuestras casas por si no regresáramos, hacemos testamento y a las ocho del sábado salimos hacia Bohí. Somos tres (Josep S. Joan F. y Robert C.). La niebla nos hace malas pasadas hasta Balaguer pero después la pasta se despeja y podemos ver desde la carretera la panorámica del Monte Perdido hasta la Punta Alta. Enmarcada por robles centenarios nos introducimos por la Ribagorça que tiene el río totalmente helado. En Caldes no hay nadie. Hacemos las mochilas, nos preparamos y empezamos a andar. El camino sube con una pendiente constante y nos hace parar a menudo para tomar aliento.
Una cascada helada nos anuncia peligros próximos. Todo el valle del Gémenes se ve poco practicable. A cada paso nos vamos hundiendo más y más. Se oyen bastantes “¡va parir!” pues ya estamos de nieve hasta las … De rodillas salimos de este suplicio y procuramos acercarnos a unas piedras que parecían nuestra salvación y digo bien parecían por lo que pasó un tiempo después.
La pared es cada vez más vertical. Esto es un callejón sin salida. No sabíamos por dónde nos metíamos pero la cuestión era salir de esa sopa. Las presas son inseguras y pequeñas. Verticalidad. Cansancio, nervios y fundamentalmente tenemos un excesivo peso sobre nuestras espaldas. Suspensión de un pie, las manos se desprenden y sensación de vacío.
Fue cuando yo ya estaba al final de esta corta pared, en una posición inestable cuando oí dos claros: “¡NO!” que rompieron el silencio de la tarde. Vi con toda claridad la caída. Yo estaba a unos metros por encima de él. Entre el cuerpo y la mochila, que rebotan en la pared, se frena y hacen que no reciba ningún golpe en la cabeza. Después las plantas y los matorrales acaban de pararle provocándole sólo algunos rasguños. Silencio.
– “Joan! Contesta! Dí algo! …“.
Silencio.
– “Estoy bien“, contesta con una voz algo temblorosa.
Robert, que todavía está en una posición algo crítica, pregunta si tiene que bajar a ayudarle. No hace falta. Robert se pone a filosofar. Josep que está rezando por el alma de Joan baja a socorrerle. Seca los labios sangrantes y las rozaduras. Son todas las heridas superficiales y fundamentalmente morales (psicosomáticas, ¡ole!). Una de las conclusiones que tuve es que esto de las invernales es puro masoquismo pero que a pesar de todo no me desagradaría repetir el intento.
Intenta levantarse, está mareado, las piernas le sostienen a pesar de los fuertes dolores. Josep se encarga de llevarle la mochila. El valle queda tranquilo dajo los últimos rayos solares.
Estamos a 2100 metros en un llano que forman las estribaciones de La Lequeutre y hacemos un agujero en la nieve. Plantamos la isotérmica que, fundamentalmente, hasta ahora sólo ha hecho que estorbar. Una cena rápida, el Sol que se esconde y el frío pasa a protagonizar la escena. El cuerpo empieza a temblar y se introduce en el saco. Se avecina una larga noche. Doce horas de humedad, frío, hielo arrugado a nuestras espaldas, poco espacio al ser nosotros demasiado largos para una tienda tan corta, … se está gestando una elegía acerca de la isotérmica.
Joan insiste y nos da moral hasta las cinco de la mañana que suena el despertador. Cuesta levantarse y engrasar los cuerpos arrugados. Las botas están heladas. La temperatura mínima prevista era -10 grados centígrados, es inaudito, se han vuelto a equivocar en las predicciones. Finalmente sacamos la cabeza y todo lo demás. Hace frío, está todo el cielo cubierto de estrellas e iniciamos la marcha. La nieve está helada y la pendiente es acusada. Se divisa ya la Punta Alta y la Punta Passet parece como si nos estuviese desafiando.
Josep resbala y se frena con el piolet. A 2400 metros la pendiente disminuye hasta hacerse casi llano el trayecto. Ya vemos nuestro objetivo. El Sol acaba por salir y descansamos un rato para desayunar. Decidimos no ir al Coma Lo Forno iremos a la Punta Lequeutre. Los mapas de la Alpina engañan al personal.

Joan sobreponiéndose a los dolores sigue lentamente hasta donde nos encontramos.

Ya sólo Robert y Josep comienzan la arista que tiene un poco de nieve y hielo. Los pasos se complican mucho. El día es espléndido y soleado. La vista va ampliándose. El Bessiberri Sud y el Coma Lo Forno nos acompañan toda la ascensión.
A 200 metros de la cima tengo que abandonar todo gracias a un empacho de galletas. Durante más de una hora gozo de la soledad de la cresta. Mientras Josep, en solitario, corona la Punta Lequeutre y ve a la Punta Passet asequible pero decide regresar inmediatamente con los demás. Ya me he restablecido y regresamos con la moral de haber coronado un tresmil. En poco rato llegamos de nuevo a la isotérmica a eso de la una.
En la bajada tenemos que encontrar un camino, va directo al Balneario, nos volveremos a hundir y tenemos que desenterrar varias veces a Joan. Menos mal que parece tener siete vidas. Esta vez encontraremos el camino a la primera.
Abajo saboreamos el agua de Caldes y la cerveza de “Las Cumbres“.
En el coche me viene a la cabeza lo de las bienaventuranzas y pienso que se les olvidó una “… bienaventurados los caídos por causa de la montaña porque ellos llegarán a sus cimas …“. Después de inaugurar un restaurant y cenar nos dirigimos directos sin nieblas ni demás peligros atmosféricos hacia “Can Barça“. La cama ofrece a los cuerpos doloridos un buen acogimiento.
© Robert Caner. Año 2.002.

2017 - Miquel Pavón