Blog de Miquel J. Pavón Besalú

Desvaríos escritos en cualquier hora intempestiva de la noche

Etiqueta: muchos (Página 1 de 2)

Punta Giordani (4046 m)

dot Situación: Es un cuatromil de los Alpes y está en el macizo del Monte Rosa en Italia. Tiene una altura superior a los 4000 metros pero muchos lo consideran una simple prominencia final de la arista sureste de la Pyrámide Vincent mas que una montaña con personalidad propia. Si no tuviera la altitud que tiene seguramente casi nadie la hubiera tenido en consideración.
dot Aproximación: La aproximación norte desde el refugio Valsesia es seguramente la más interesante e impresionante de todas pero ascender al refugio cuesta casi cinco horas y unos 700 metros de escalada. En cambio, por el oeste sólo son unos 40 minutos si se hace cuesta abajo desde la Pyrámide Vincent. Lo habitual es subirla desde la vertiente del refugio Gnifetti.
dot Puntos de partida:
Alagna (1180 m). Situado al sureste de Liskamm en el val Sesia y a 35 Km de Varallo que es la estación de tren más cercana. Hay servicio de autobús. Hoteles, posadas, pensiones, camping y museo.
Foto: Vista de la Punta Giordani que queda a la derecha y parte de la arista que sube a la Pyrámide Vincent vistos desde el lado italiano.
dot Ruta normal:
Vertiente Suroeste. F. Son menos de 2 horas y unos 400 metros de desnivel desde el refugio Gnifetti. Es un recorrido glaciar.
dot Otras rutas:
Arista Noroeste. AD (III). Son unos 40 minutos y unos 200 metros de bajada desde la Pyrámide Vincent. Es una arista glaciar y mixta. Posteriormente se desciende al valle siguiendo el glaciar Indren.
Arista Noreste. AD. Son unas 5 horas y unos 750 metros de desnivel desde el refugio Valsesia. Es una escalada mixta.
dot Refugios: refugio Citta de Mantova (3498 m), refugio Giovanni Gnifetti (3647 m) y capanna Valsesia – Gugliermina (3312 m).
dot GPS (WGS84): 32T 412203 5084208.
Mapas: Zermatt (núm. 1348), Suisstopo a escala 1/25000. Monte Rosa, Alagna Valsesia, Macugnana, Gressoney (núm. 109), Instituto geográfico italiano a escala 1/25000.

Monte Rosa: Dufourspitze (4634 m)

dot Situación: La cumbre de la Dufourspitze se halla a 180 metros al oeste de la frontera italiana por la que se considera una montaña suiza. Está en los Alpes formando el gran grupo del Monte Rosa que comprende diez cuatromiles.
dot Aproximación:
En su vertiente suiza, cuyo punto de partida es Zermatt, se haya anclado entre las masas de hielo de los glaciares que comienzan justamente bajo su arista cimera. En contraste, las vertientes italianas al sur y este, cuyo punto de partida es Macugnaga, presentan unos serios precipicios que te hacen pensarlo dos veces antes de intentarlos. Es por este motivo que las ascensiones normalmente se plantearán desde las pendientes suaves del lado suizo.
dot Puntos de partida:
Zermatt (1616 m). Es un pueblo en el que están prohibidos los coches situado en el final del valle suizo del Mattertal. Se accede en ferrocarril desde Visp. El aparcamiento para el coche está en Täsch a unos 5 Km. Hoteles, posadas, pensiones, hostal juvenil y camping.
Macugnaga (1378 m). Es la última población del valle de Anzasca que está a 43 Km de Domodossola y a 140 Km de Milán. Hay servicio de autobús. Hay hoteles, pensiones, posadas y camping.
dot Foto: Vista de la vía normal a la Dufourspitze. Al fondo el glaciar del Monte Rosa y en primer plano el característico Sattel y la arista oeste que conduce a la cumbre.
dot Ruta normal:
Vertiente Noroeste / Arista Oeste. PD (en la arista cimera II+). Hasta 40 grados de inclinación. Son unas 7 horas desde el refugio del Monte Rosa y 1850 metros de desnivel. Es un recorrido glaciar y de nieve con gran inclinación hasta el Sattel y luego terreno de roca y mixto en la arista oeste.
Primero hay que tener cuidado en la zona de las morrenas del glaciar Grenz al salir del refugio Monte Rosa porque es fácil perderse. Se llega al glaciar del Monte Rosa an algo más de una hora. En el collado glaciar de Satteltole a unos 4200 metros el camino de bifurca. El del Nordent va al este y el de la Dufourspitze a la derecha. A partir de aquí una escalada vertical nos lleva al Sattel (4359 m). La arista oeste se eleva otros 300 metros que aparentan ser muchos más. A una empinada arista de nieve, que a veces es un liso hielo, le sigue un paso horizontal en roca. Tras una pequeña brecha, más nieve, bloques lisos y helados, y una chimenea helada nos proporcionan un final que, con nieve fresca, hacen la última trepada a la cumbre más problemática para que nuestros nervios no dejen de estar en tensión.
dot Otras rutas:
Veriente Noreste – Arista Norte. AD (secciones de III). Son unas 2 horas y unos 120 de desnivel desde Silversattel. Y son unas 7 horas y 1850 metros de desnivel desde el refugio Monte Rosa. Es un recorrido glaciar con escalada mixta y en roca (a veces con algo de hielo).
Arista Sureste. AD (III). Son 2 horas y 185 metros de desnivel desde Grenzsattel. Y son unas 7 horas y media y 1850 metros de desnivel desde el refugio Monte Rosa. Hay 3 horas desde la Campanna Margherita. Es un recorrido glaciar y una escalada mixta.
Arista Sur-Sureste (Cresta Rey). AD (una sección de III+). Son unas 3 horas y 440 metros de desnivel desde el pie de la vía. Se trata de una escalada mixta y de roca.
Arista Suroeste – Arista Oeste. D- (IV). Son unas 6 horas y 700 metros de desnivel desde el inicio de la vía. Hay que añadir unas 2 horas y media desde el refugio Monte Rosa. Es una escalada en roca y mixta. Se une a la ruta normal en el Sattel.
Cara Este (corredor Marinelli). D+ (secciones de III+ en la salida directa). Hasta 55 grados de inclinación. Es una vía seria y está amenazada constantemente por caída de rocas y hielo.
dot Refugios: refugio Monte Rosa (2795 m), Kulmhotel Gornergrat (3100 m), refugio Damiano Marinelli (3036 m), campanna Regina Margherita (4554 m).
dot GPS (WGS84): 32T 412174 5087653.
dot Mapas: Zermatt (núm. 1348), Suisstopo a escala 1/25000. Monte Rosa, Alagna Valsesia, Macugnana, Gressoney (núm. 109), Instituto geográfico italiano a escala 1/25000.


Nieve

En el vocabulario de los pueblos esquimales podríamos encontrar más de cien palabras diferentes para designar a lo que nosotros conocemos como la nieve o hielo. Entre los muchos y diferentes tipos de nieve destacaremos las siguientes:
Nieve blanda: Aquella en la que nos hundimos.
Nieve costra: La que su capa superior es firme pero que también cede bajo el peso del caminante.
Nieve dura: La que es resistente y requiere el uso de crampones si el terreno tiene cierta pendiente. Suele ser muy resbaladiza.
Nieve firme: Nieve costra.
Nieve fresca: Nieve recién caída.
Nieve húmeda: Nieve que tiene un gran porcentaje de agua. Pesada de remover. En pendientes fuertes evitar las travesías puesto que puede dar lugar a un alud.
Nieve persistente: Nieve que no acostumbra a fundirse en todo el año.
Nieve podrida: En general es nieve vieja y a menudo saturada de agua cuando no ha helado durante varias noches seguidas. O bien, es nieve fresca recalentada durante el día y no helada durante la noche porque la temperatura es demasiado elevada. Peligrosa y pesada.
Nieve polvo: Nieve recién caída y seca, la ideal para esquiar. Permite una marcha normal elevando más o menos pies y piernas a cada paso según sea la profundidad de la nieve.
Nieve primavera: La que cae durante la primavera. La primera nieve. Muy esponjosa. Peligro clarísimo de aludes si cae sobre una capa de nieve antigua de años anteriores.
Nieve seca: Es nieve polvo con bajo porcentaje de agua.

¿Qué es un alud?

Un alud es el desprendimiento de una masa de nieve con unas dimensiones y recorrido variables que se pone en movimiento bajo la acción de la gravedad.
La formación de un alud depende de la naturaleza y perfil del terreno, la calidad de la nieve y la temperatura.
– Las superficies lisas, césped, losas o rocas pulidas son superficies propicias a los aludes por su carácter resbaladizo.
– Las pendientes convexas son más peligrosas que las pendientes cóncavas terminadas en llano. Asímismo, la inclinación permite la sustentación de una masa de nieve en función de su cohesión. Cuanto más vertical sea la ladera de la montaña más dura deberá ser la nieve.
– Las nieves más frescas y las nieves no adherentes son las más inestables.
– Cuando la temperatura se eleva la nieve se humedece y se hace más pesada lo que aumenta su inestabilidad. Por el contrario, el frío la estabiliza al entrecruzarse los cristales de hielo.
Las causas de desencadenamiento de un alud hay que buscarlas en la ruptura del equilibrio, mecánico o térmico (deshielo), entre las fuerzas que favorecen el movimiento como es el peso de la nieve y las que se le oponen como son la cohesión interna de la nieve, las fuerzas de rozamiento, las fuerzas de anclaje, etc. Las causas y situaciones en las que se rompe el equilibrio son muy variables y por tanto se pueden dar muchos tipos de alud.
Atendiendo a la calidad de la nieve que se podría definir por su temperatura, densidad y cohesión entre los granos se puede establecer una clasificación de los diferentes tipos de aludes.
El alud de nieve en polvo se produce durante o poco después de intensas nevadas con temperaturas inferiores a los -5 grados centígrados. Se dan en invierno y en pendientes muy pronunciadas. Son aludes que se generan cuando los copos de nieve se rompen y pierden cohesión, generalmente, por un fuerte viento y muy violento, el desplazamiento de aire de otro alud, una caída de una cornisa, unos bloques de piedras o un montañero. Se producen, por tanto, en el momento en que se ve caer la nieve de las ramas de los árboles y de los tendidos eléctricos. La nieve es seca, ligera y tiene una gran movilidad. Un violentísimo soplo lo precede. Son aludes muy rápidos y peligrosos por su gran poder destructivo incluso en la vertiente opuesta. Vuela en torbellinos.
El alud de nieve fresca húmeda es el típico alud de primavera aunque puede producirse durante el invierno siempre que la temperatura sea alta. Alud típico de los períodos de elevación de la temperatura al ser muy sensible a los efectos térmicos. Se origina en vertientes sobre todo las que están orientadas hacia el sur. La nieve al ser húmeda y pesada tiene un desplazamiento relativamente lento con un efecto aplastante a causa de su peso. Baja rodando y produce un desplazamiento de aire bastante potente. Al detenerse se endurece instantáneamente.
El alud de nieve mojada es sobre todo un alud de primavera que puede producirse durante el invierno en caso de lluvia. El Sol, el foehn, la lluvia y las contracciones de las heladas lo desencadenan. Es bastante previsible. Suele producirse siempre en el mismo lugar. Desciende con lentitud pero lo arrasa todo. Hay que evitar los couloirs pues es la ruta que suele elegir.
La nieve que forma el alud de placa tiene suficiente cohesión para romperse en grandes bloques. Se producen en vertientes abiertas y sobre todo en zonas con una forma convexa. Es un alud peligrosísimo por su carácter imprevisto. La placa está formada por nieve apretada superficialmente y que no se ha adherido a la capa inferior separándolas una capa de aire. Son sonoras y suenan a hueco si se golpean pues forman como una bóveda. Las más peligrosas son en invierno. Descienden deslizándose y por una rotura de su equilibrio por una causa mecánica. El viento es el responsable de la existencia de muchas de las sobreacumulaciones de nieve que pueden romperse dando lugar a un alud de placa de viento.
El alud de cornisa se produce principalmente en invierno y en primavera. En verano las cornisas son más estables aunque su equilibrio siempre es precario.
El alud de séracs se deben al simple desplazamiento natural de los glaciares y se producen a cualquier hora. Sólo cabe cruzar las zonas más expuestas con la mayor velocidad que nos sea posible.

Hacia un alpinismo del ser …..

¿Qué es lo que tiene que cambiar en el alpinismo para que pasemos del “alpinismo de conquista” del siglo pasado al “alpinismo del ser” del futuro?
En primer lugar tenemos que librarnos de la cumbre entendida como una posibilidad de posesión.
Esta puede ser como mucho el punto final. En tanto que prevalezca la opinión de que una montaña puede ser vencida, de que una cumbre puede ser adquirida, poseída de alguna manera al escalarla, seguiremos completamente atrapados en la fase de conquista del alpinismo y seremos esclavos de las cumbres. El Matterhorn ….. “Ya está hecho, listo”. Así habla el conquistador que vive de los resultados palpables y no de las vivencias.
Pero tampoco podemos esperar que las montañas nos proporcionen el sentido de nuestra existencia.
Partiendo de esta base, el alpinismo alberga muchos estímulos capaces de hacernos personas conscientes de nuestra existencia: la obligación de ser uno mismo aquí y ahora, el despertar del yo subconsciente de la zona fronteriza y el reconocimiento de las propias limitaciones. Sólo la aceptación de que nada ni nadie excepto yo mismo le da sentido a mi vida, el reconocimiento de este vacío por lo tanto, es lo que me permite desarrollar una actividad libre. Y a este respecto yo entiendo mucho más la libertad como una oportunidad de ser yo mismo que como la posibilidad de hacer o dejar de hacer lo que quiera. El desarrollo de mi propia personalidad y la de mis semejantes se convierte en la meta de la existencia, de la vida y de todo lo que comporta. Quien ha aprendido a vivir y por lo tanto se ha visto confrontado con su propia nada, no puede matar a nadie. Para él son secundarios el poder, las cosas materiales, los ídolos y las ideologías. Su confianza en sí mismo, la consciencia de su propia identidad y con ella, también su seguridad, descansan sobre su creencia de lo que realmente es y puede hacer. Su capacidad para el pensamiento crítico no sólo se desarrolla a partir de la vida que le ha sido dada, también a partir de la muerte.
Reinhold MESSNER en “La zona de la muerte”.

Página 1 de 2

2017 - Miquel Pavón